Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 19:46

Copa admite que hubo “transición constitucional forzosa” porque el MAS dejó “un vacío de poder”

La expresidenta del Senado y militante del MAS, dijo que hubo cuatro días de vacío. Tras la renuncia de Evo Morales, le correspondía asumir a la presidenta del Senado (Adriana Salvatierra), pero ella renunció.
Copa admite que hubo “transición constitucional forzosa” porque el MAS dejó “un vacío de poder”

La expresidenta del Senado, Eva Copa (MAS), admitió este miércoles que en noviembre de 2019 hubo “transición constitucional forzosa” porque el MAS dejó “un vacío de poder”, después de la renuncia de Evo Morales, Álvaro García Linera, Adriana Salvatierra y Víctor Borda, y dejaron un “vacío de poder por cuatro días”. Entonces la senadora Jeanine Añez, en su calidad de segunda vicepresidenta del Senado, asumió la Presidencia de manera transitoria.

“Desde mi punto de vista hubo una transición constitucional forzosa porque no correspondía a las segundas vicepresidencias, sino a la presidencia y a la primera vicepresidencia, lamentablemente nos hemos quedado con un vacío de poder por cuatro días”, afirmó Copa en entrevista con El Café de la Mañana de radio Fides.

La Constitución de Bolivia en su artículo 169 indica: “En caso de impedimento o ausencia definitiva del presidente del Estado, será reemplazado en el cargo por el vicepresidente y, a falta de éste, por la presidente del Senado, y a falta de ésta por el presidente de la Cámara de Diputados. En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días”.

En última instancia, si ninguno de los vicepresidentes del Senado y Diputados acepta el cargo de presidente del Estado, puede asumir el decano de los senadores o diputados, es decir el más antiguo. Esto a raíz de que los miembros del órgano Judicial ya no figuran en la línea de sucesión, como ocurrió en 2005, cuando asumió Eduardo Rodríguez Veltzé.

HUBO SUCESIÓN CONSTITUCIONAL

Observa Bolivia, un consorcio de 16 organizaciones de la sociedad civil, aseguró en su informe  de veeduría que en 2019 Evo Morales renunció a la Presidencia y hubo una sucesión constitucional que recayó en Añez. “Las elecciones generales del 18 de octubre de 2020 significaron para la democracia boliviana el retorno a la normalidad institucional, luego de un proceso político complejo, difícil e incierto, cargado de tensiones, precedido por la anulación de las elecciones del 20 de octubre de 2019, la renuncia del expresidente Evo Morales, la sucesión constitucional de la presidenta Jeanine Añez”, señala el informe de Observa Bolivia.

El informe también concluye que la recomposición del Tribunal Supremo Electoral (TSE) constituyó un elemento clave para recuperar su credibilidad institucional. Entre sus recomendaciones están: estandarizar los procesos de entrenamiento a los jurados, continuar los esfuerzos para precautelar la cadena de custodia, motivar a los frentes  a realizar mayores esfuerzos para el despliegue de  delegados,  y  un proceso de rediseño de ciertas sanciones “drásticas y desproporcionadas”, como anular  la sigla frente a ciertas infracciones. 

“Es un informe extremadamente importante y de calidad, que nos permite coincidir en que el proceso electoral fue gestionado de manera eficiente y transparente”, dijo el lunes el representante de la Unión Europea, Diego Zurdo.

A la presentación del informe, asistieron Salvador Romero, presidente del TSE, los representantes de la Embajada de España en Bolivia, de la Unión Europea (UE) y de Idea Internacional, que dieron apoyo técnico y financiero a Observa Bolivia, que desplegó más de 2.000 voluntarios para esa labor.