Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 14:20

Colapsan hospitales COVID-19 de El Alto y médicos se declaran en emergencia

Carla Poma secretaria del sindicato de trabajadores del Hospital del Norte dijo que a raíz de la atención 24-7 que están llevando adelante, algunos equipos presentaron fallas.
Una imagen de la entrada principal del Hospital del Norte de El Alto. OPINIÓN
Una imagen de la entrada principal del Hospital del Norte de El Alto. OPINIÓN
Colapsan hospitales COVID-19 de El Alto y médicos se declaran en emergencia

Pacientes positivos para COVID-19 colapsan los hospitales del Norte y Apóstol Santiago, administrados por la Caja Nacional de Salud (CNS), de acuerdo con un informe brindado por Daniel Cazas, presidente del Sindicato de Ramas Médicas en Salud (Sirmes) de El Alto.

El galeno manifestó que actualmente el Hospital del Norte es el único que atiende casos de personas positivas a coronavirus que no cuenten con un seguro médico, en tanto que el Hospital Apóstol Santiago en la zona Santiago II es de propiedad de la CNS. Sin embargo, el gran número de casos hizo que ese nosocomio colapse y los pacientes sean derivados a otros hospitales.

El especialista agregó que ante el incremento desmedido de casos en las últimas semanas, ambos centros hospitalarios fueron rebasados en su capacidad de atención, por lo que en los próximos días se tiene previsto implementar una sala para 10 pacientes COVID-19 en el Hospital Boliviano Holandés.

EMERGENCIA

La tarde del pasado jueves y este viernes, el personal médico del Hospital del Norte de El Alto protestó ante la actual situación por la que atraviesa ese nosocomio. Antonio Viruez, médico intensivista, señaló que la capacidad de atención llegó a su tope, por lo que no podrán recibir más pacientes.

“En emergencias existen en este momento ocho pacientes. Siguen llegando y no van a poder ser internados porque no hay lugar. La sala de terapia intermedia está llena, la de terapia intensiva también y nos quieren seguir refiriendo pacientes”, dijo el galeno.

El especialista añadió que el temor se apoderó del personal por las circunstancias. “Cada día salen más resultados reactivos de nuestros propios colegas. Entonces, lógicamente tenemos todo el riesgo de que cualquiera de nosotros vaya a salir positivo y tengamos que estar de baja o peor aun complicarnos”.

La enfermera Vanessa Alanoca manifestó que por trabajar en la atención de pacientes COVID-19 y pese a seguir protocolos de bioseguridad sienten temor de volver a sus domicilios y llevar la enfermedad.

“De a poco, el personal presenta muchas bajas. Hoy estamos trabajando con las compañeras pero mañana no sabemos si ellas son positivas. A ese grado estamos trabajando y cuando vamos a nuestros seguros es una peregrinación total. Nos deberían dar prioridad por trabajar en el centro COVID”.

La trabajadora señaló que existe irresponsabilidad de la administración de la Caja Nacional de Salud porque no se hace cargo de sus asegurados y los remiten al Hospital del Norte. Según ella, un 42% de los pacientes internados es de la ciudad de El Alto. El restante es remitido de la CNS o de la ciudad de La Paz lo que provocó el colapso.

“Acaba de llegar una ambulancia de la CNS trayendo un paciente asegurado de la caja. ¿Cómo es posible que la caja no pueda atender a sus pacientes? ¿Hasta cuándo vamos a tener que atender a sus asegurados?”, dijo otra enfermera.

Carla Poma secretaria del sindicato de trabajadores del Hospital del Norte dijo que a raíz de la atención 24-7 que están llevando adelante, algunos equipos presentaron fallas. “Ya hemos sobrepasado la capacidad para la atención a la población, en este momento nuestro tomógrafo ya no está funcionando y la banca estatal continua mandando a sus asegurados”, lamentó Poma.

La dirigente señaló que ante esa situación, todo el personal se declaró en estado de emergencia más aún tomando en cuenta que el nosocomio quedó sin director toda vez que quien ocupaba ese cargo fue designado como director del Servicio Departamental de salud (SEDES), por lo que piden a la Gobernación la inmediata designación de un nuevo administrativo.

Desde el municipio, la alcaldesa Soledad Chapetón informó que en la ciudad de El Alto, hasta el último reporte del pasado jueves 2 de julio, se registró un total de 1.001 casos de COVID-19, de los cuales 842 están activos, 24 personas fallecieron y 135 superaron la enfermedad.