Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 15:40

Cocaleros afines al MAS tienen 2 directorios y Lluta pierde sede

La elección de los representantes de los productores de coca terminó con heridos, arrestados y la toma de rehenes. La Policía, que resguardaba Adepcoca, abrió paso a uno de ellos.
El enfrentamiento terminó con destrozos en sillas y dinamitazos, según denuncias, en medio del Congreso. APG
El enfrentamiento terminó con destrozos en sillas y dinamitazos, según denuncias, en medio del Congreso. APG
Cocaleros afines al MAS tienen 2 directorios y Lluta pierde sede

Los productores de coca de los Yungas están más divididos que nunca. 

La elección de los máximos representantes de uno de los grupos, identificado como afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), que estaba bajo la dirigencia de Elena Flores, terminó con una batalla campal con heridos, en medio de dinamitazos y sillazos. Tras ello, los cocaleros reconocieron a dos directorios, uno de ellos que tomó la sede de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), donde se encontraba el actual dirigente, Armín Lluta, contrario a estos grupos.

Esto significa que actualmente hay tres presidentes de la organización en funciones.

La Policía reportó al menos seis heridos y una treintena de rehenes, durante el conflicto e hizo uso de agentes químicos en medio del resguardo de la sede cocalera, en Villa Fátima.

Flores denunció, citada por ABI, que personas infiltradas del sector de Lluta llegaron al ampliado de su sector, que se desarrollaba en instalaciones de la cancha de Chuquiaguillo, y protagonizaron un enfrentamiento violento.

Destacó la participación masiva de sus socios, pero advirtió que se entorpeció la reunión por afanes de poder. También aclaró que el intento de toma de la sede de Adepcoca, que está bajo la dirigencia de Lluta, es falso y se trataría de un autoatentado. 

LA SITUACIÓN

El conflicto de Adepcoca se arrastra desde hace varios años entre el sector liderado por Franclin Gutiérrez, y ahora Lluta, con Flores.

En medio de todo esto, el sector de Arnold Alanes se dirigió a la sede cocalera bajo el argumento de que en la Asamblea se ratificó la elección del 3 de septiembre donde salió ganador.

La Policía, según reportó ERBOL, le abrió paso para su ingreso, a pesar de que poco antes reprimió y gasificó a otro grupo de cocaleros que hacía vigilia. 

Alanes fue proclamado en el lugar como presidente de la Asociación y hasta dio un discurso en el que prometió que no entregará la sede al Gobierno, además de pedir que se respete a la mayoría de los Yungas. 

Mientras tanto en Chuquiaguillo, los que se quedaron en la Asamblea eligieron por aclamación a Fernando Calle y acusaron a Alanes de representar a una “zona roja” de producción de coca.

Calle, presidente del tercer directorio, reconoció que existe división, pero espera que se unifique al sector, para lo que buscará sentarse a dialogar con el sector de Lluta.

Dijo que su intención también es romper la estructura representada por Gutiérrez, Lluta y Flores.

LA VIOLENCIA

El comandante de la Policía, Jhonny Aguilera, informó más tarde del arrestó de 11 personas, en medio de la toma violenta de la sede sindical que estaba bajo el control de Lluta. Seis de ellas estaban en un colegio y fueron denunciados por los cuidadores del lugar.

Cocaleros que se encontraban en Adepcoca culparon al nuevo viceministro de Coca, Pablo Jové, posesionado ayer, de lo sucedido. El dirigente Salustiano Mamani relató que un grupo violento entró en la madrugada, destrozó vidrios, la puerta y dejó personas heridas. También dijo que retuvo como secuestrados a algunos productores que estaban en el lugar, entre ellos el dirigente Lluta, quien se encuentra con paradero desconocido.

La abogada Evelyn Cossío informó que se perdió el contacto luego de la toma violenta.