Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 20 de junio de 2021
  • Actualizado 08:12

ES LA SEGUNDA ELECCIÓN EN PANDEMIA

Cierra ciclo electoral que deja 8 líos y 4.962 autoridades electas

Los comicios subnacionales se prepararon en cuatro meses, en medio de peleas  al interior de organizaciones políticas, inhabilitaciones y más. 

Simpatizantes del MAS impiden la salida del expresidente Evo Morales de una reunión en Cochabamba.    DICO SOLÍS
Simpatizantes del MAS impiden la salida del expresidente Evo Morales de una reunión en Cochabamba. DICO SOLÍS
Cierra ciclo electoral que deja 8 líos y 4.962 autoridades electas

Bolivia cierra un nuevo ciclo electoral, el segundo, en el que se registraron al menos ocho líos que marcaron el proceso, sin embargo, pese a todo, este lunes 3 de mayo será la posesión de 4.962 autoridades, entre titulares y suplementes. De este total, 583 son departamentales, 27 regionales y 4.352 municipales.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) preparó las elecciones subnacionales en cuatro meses, solo dos días después de la jura del presidente Luis Arce, del Movimiento Al Socialismo (MAS) tras las Elecciones Generales.

El 7 de marzo, 7.1 millones de bolivianos volvieron a las urnas para elegir a 9 gobernadores; vicegobernadores en Santa Cruz, Tarija y Pando; subgobernadores y corregidores en Beni; asambleístas departamentales por territorio y por población en todo el país, y asambleístas departamentales por normas y procedimientos propios. A su vez, están un Ejecutivo Regional, Ejecutivos de Desarrollo y Asambleístas Regionales del Gobierno Autónomo Regional del Gran Chaco. También los alcaldes y concejales de los gobiernos autónomos municipales.

LOS LÍOS El proceso electoral se concentró en torno a los candidatos y las muertes; el pedido de postergación o pausa electoral; las declinaciones; las campañas políticas; las presiones y acusaciones; la polémica por las encuestas; los conflictos; y demandas de inhabilitación.

1. POSTULACIONES La postulación de exautoridades y autoridades en ejercicio generó sorpresa y críticas por la dispersión del voto en diferentes regiones. La oposición se mostró, una vez más, fragmentada, frente al Movimiento Al Socialismo (MAS).

La expresidenta Jeanine Áñez, la expresidenta del Senado Eva Copa, la alcaldesa interina de Santa Cruz, Angélica Sosa, el exministro de Obras Públicas, Iván Arias, entre otros, engrosaron las listas. 

Las muertes también marcaron el proceso y obligó a realizar algunos cambios en las organizaciones políticas.

El candidato a la gobernación paceña Felipe Quispe, El Mallku, que se perfilaba como favorito, tras su fallecimiento repentino, fue reemplazado por su hijo Santos Quispe, en medio de presiones y acusaciones y la ruptura con Jallalla.

A su vez, el PDC retiró su participación debido al fallecimiento de sus representantes a causa del coronavirus COVID-19 y temas internos. También se sufrieron las bajas de Samuel Sea, Walter Yanarico, Ubaldo Apaza y Fermín Tarquino.

2. POSTERGACIÓN En medio de la segunda ola, en enero, el exministro de Economía y exsenador Óscar Ortiz impulsó la postergación de las subnacionales por 60 días para evitar una mayor propagación de la pandemia. Criticó que no se tomen medidas oportunas por priorizar el cálculo electoral. 

Desde CC también se planteó un diálogo con el Gobierno y otros sectores para encarar acciones orientadas a frenar contagios y una pausa electoral.

El candidato a la alcaldía de La Paz por Pan-Bol, Amilcar Barral, presentó un recurso de acción popular en contra del presidente del TSE, Salvador Romero, para que se pueda postergar las elecciones. En principio, la Justicia viabilizó la solicitud, pero luego, la Sala Penal Cuarta de Materia Constitucional del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz negó esa acción popular.

3. DECLINACIONES Los desacuerdos por las candidaturas derivaron en renuncias y dejó disidentes.

En Santa Cruz, el surgimiento de la figura de Luis Fernando Camacho provocó un remezón en las estructuras de Demócratas y la renuncia de candidatos como el exministro de Economía y exsenador Oscar Ortiz y Vladimir Peña. También declinó el exministro de Economía Branko Marinkovic y José María Cabrera, éste último porque “día a día se agravan los contagios”.

En Beni, Christian Cámara, que pretendía ser el candidato masista a la alcaldía de Trinidad, terminó inscribiéndose por el MTS.

El exdefensor del Pueblo y representante del Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), Waldo Albarracín, postuló a la alcaldía paceña por la alianza de CC, de Carlos Mesa, UN, de Samuel Doria Medina y Sol.bo, de Luis Revilla, pero rompieron “a último momento” en medio de acusaciones de intereses políticos, juego sucio, deslealtad y más. Albarracín renunció argumentando que lo hacía ante el luto y emergencia generado por el coronavirus COVID-19 y por precautelar su salud.

4. CAMPAÑAS Desde la presentación de las listas de candidatos, se vivió una fiesta política en las calles sin las medidas de bioseguridad como el distanciamiento físico, lo que se consideró como un atentado para la salud.

Mediante un pronunciamiento, la Defensoría del Pueblo exhortó a que se evite o prohíban las concentraciones multitudinarias y lamentó que no exista un control ni regulación por parte del TSE.

El candidato y exministro Arias se paseó en la sede de Gobierno con un grupo de personas disfrazado como personaje de Los Vengadores y con un escudo del capitán América. 

Los militantes del MAS fueron desalojados por la Guardia Municipal, en Tarija, tras ser sorprendido incurriendo en la aglomeración de personas, y del centro paceño, donde la alcaldía intervino un acto de campaña que no contaba con autorización.

También se reportó un hecho de tránsito en una concentración masiva de cierre de campaña del MAS en Caranavi. Un vehículo atropelló a varias personas, dejando al menos cuatro heridos.

5. PRESIONES En medio de la campaña electoral se suscitaron presiones y guerra sucia.

El presidente Luis Arce estuvo en la mira por llamar “futuro gobernador de Tarija” a su candidato, durante un acto oficial televisado. En La Paz, dijo que el Gobierno solo podrá trabajar con el candidato del MAS, lo que fue calificado como un chantaje.

Volvió a estar en la mira por la presión que ejerció una alta autoridad hacia los funcionarios públicos de diferentes reparticiones para que se sumen a la campaña. Asimismo, instruyó el voto lineal.

Por otro lado, surgieron acusaciones entre candidatos. El postulante de Cochabamba, Roberto Perrogón, afirmó que su contendiente de Súmate, Manfred Reyes Villa, y su vocero Mauricio Muñoz querían el 40% de la Alcaldía a cambio de apoyarlo en las elecciones subnacionales. Fue una respuesta a la declaración del exprefecto de un pedido de respaldo tras un viaje a EEUU.

6. ENCUESTAS El MAS arremetió contra las empresas encuestadoras. Las críticas pasaron a propuestas de normar su labor, por lo que se impulsó un proyecto de ley, y se llegó a denunciar en el Ministerio Público.

A través de un mensaje en su cuenta de Twitter, el expresidente Evo Morales descalificó los resultados de la encuesta y pidió sanciones por “dañar la democracia”. 

El presidente del TSE, Salvador Romero, explicó que cumplen con las medidas de control, lo que significa que antes de la difusión de los datos, se realiza una revisión técnica y se verifica si está enmarcado en el reglamento.

7. CONFLICTOS La organización de la selección de precandidatos en el MAS, provocó líos internos en medio de escándalos por, imposiciones, “dedazo”, el “sillazo”, que derivó en la búsqueda de infiltrados en el gobierno de Arce.

El quiebre en el partido de Gobierno dejó, durante el proceso, al menos una decena de ataques en diferentes regiones del país. 

A partir de estos escándalos se denunció manipulación y voto castigo. También hubo bloqueo en Santa Cruz y se sugirió elecciones primarias para futuras elecciones.

8. INHABILITACIÓN Las demandas de inhabilitación formaron parte del proceso electoral. En principio contra el exgerente de Mi Teleférico y candidato a la alcaldía del MAS César Dockweiler por su residencia, requisito para participar de los comicios y la exministra de Culturas Wilma Alanoca que iba a la concejalía de El Alto por el mismo partido.

Se siguió con el pedido de sacar de la contienda al hijo del Mallku porque trabajaba en el Servicio Departamental de Salud (SEDES) y no se conoció su renuncia.

En la lista continuaron el médico Luis Larrea y el presentador Gary Áñez que fueron inhabilitados y luego de una apelación se retrocedió en la decisión. 

La candidatura a la Gobernación paceña de Rafael Tata Quispe también estuvo en suspenso tras su sentencia a dos años de cárcel por un caso de acoso político en 2015.

La participación del exprefecto Manfred Reyes Villa como candidato a la alcaldía de Cochabamba, estuvo llena de conflictos. Provocó en el MAS la condena al TSE y el inicio de una acción penal contra los vocales, así como un amparo contra la resolución de su habilitación considerada ilegal. En principio se observó su residencia y luego una deuda y una sentencia.