Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:05

CIDH interviene por salud de Áñez; defensa busca liberarla tras recaída

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) notificó al Estado boliviano y dio un plazo de una semana para brindar información sobre la situación de la expresidenta.
La expresidenta Jeanine Áñez al ser trasladada a un centro médico hace algunas semanas.  APG
La expresidenta Jeanine Áñez al ser trasladada a un centro médico hace algunas semanas. APG
CIDH interviene por salud de Áñez; defensa busca liberarla tras recaída

La salud de la expresidenta Jeanine Áñez está, una vez más, en el centro de la polémica en el país tras la alerta de una nueva recaída y su necesidad urgente de internación.

Su defensa lamentó la suspensión de la audiencia virtual que debía realizarse ayer, hasta mañana viernes, por un percance en la renovación técnica de la licencia. Desconfían de esta explicación y anuncian que pedirán un informe al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), según ERBOL.

Entre tanto, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) notificó al Estado boliviano y dio el plazo de una semana para poder brindar información “que considere oportuna” sobre la situación de Áñez, que está encarcelada desde marzo.

La notificación fue enviada este 31 de agosto al canciller Rogelio Mayta en el marco de la solicitud de medidas cautelares de Juan Carlos Gutiérrez, defensa de la exmandataria, con lo que se busca solicitar a un Estado que “proteja a una o más personas que estén en una situación grave y urgente de sufrir un daño irreparable”.

La misiva, firmada por Mario López-Garelli, perteneciente a la CIDH, también se solicita que pueda hacer conocer las observaciones que tenga el Estado a la solicitud de medidas cautelares; aportar información sobre las condiciones de salud, tanto física como mental y su acceso a atención médica, tanto dentro del penal como aquella especialidad que podría requerir fuera del mismo.

Pidió también se pueda informar sobre las medidas que el Estado habría implementado para proteger sus derechos y de ser el caso, aportar la documentación sobre aquellas órdenes administrativas o judiciales que se habrían aportado. A su vez, se requirió información sobre las condiciones de detención actuales. 

LOS PROCESOS

La expresidenta enfrenta dos procesos en la justicia. Por el primero, por delitos de terrorismo, sedición y conspiración, según informó su defensa a ERBOL, el juez del caso rechazó realizar una audiencia de cesación a la detención preventiva argumentando de que está pendiente la apelación de una anterior solicitud de libertad que fue negada, por lo cual se acudirá a una Acción de Libertad para que se ordene realizar la misma.

La segunda denuncia es por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución. Por este proceso, la audiencia para considerar su libertad fue suspendida por “fallas técnicas”.

En principio, el Órgano Judicial justificó la postergación debido a "que hubo la falta de salones de audiencias virtuales por el no pago de la licencia del software" que se utiliza para este tipo de procesos, informó Martín Camacho, uno de los abogados de la exmandataria, según Oxígeno, sin embargo, la Agencia Judicial de Noticias aclaró que hubo una renovación automática de la licencia y no así la falta de pago.

LA SALUD

Los abogados de Áñez advirtieron que continúa con un estado de depresión extrema y que su médico solicitó la internación urgente para controlar su salud y déficit nutricional.

“La exmandataria está en cama, continúa con su estado depresivo, es más, no se está pudiendo siquiera a tomar un baño hace ya 10 días, está delicada de salud. Seguimos preocupados como defensa porque continua en ese estado de depresión extrema”, dijo Norka Cuéllar.

Indicó que prácticamente el hijo de Áñez le está obligando a comer y que se encuentra en un estado lamentable a nivel emocional.

El informe del médico Pavel Angles, de fecha 31 de agosto, señala que tiene una presión arterial fluctuante, debido a los cuadros de estrés, ansiedad y depresión que viene presentando los últimos meses. También verificó que, además de la depresión, la paciente sufre una importante pérdida de masa muscular, condicionada por la dificultad de realizar actividad física y la inadecuada ingesta de alimento. 

En la cárcel también se generó una polémica porque no se permitió ingresar a todos los abogados de la exmandataria, a pesar de que estaba prevista una audiencia. 

Cuellar indicó que las reglas cambiaron, puesto que hay una nueva directora del penal.