Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 08:37

Choquehuanca hace 8 reflexiones sobre corrupción y busca una ‘revolución moral’

El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca. ABI
El vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca. ABI
Choquehuanca hace 8 reflexiones sobre corrupción y busca una ‘revolución moral’

En el Día Internacional contra la Corrupción, que fue creado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y que se conmemora cada 9 de diciembre, desde 2003, el vicepresidente del Estado, David Choquehuanca, reflexionó sobre la necesidad de lograr una “revolución moral” en el país y el fortalecimiento de la transparencia desde las instituciones. 

Desde la oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito se planteó la penalización de los sobornos, la desviación de bienes públicos en beneficio de particulares y recuperación de activos.

Choquehuanca dijo estar consciente de que este mal es de todos los días y que casi siempre empieza en la política. Aquí ocho de sus frases para reflexionar.

1. Se debe reafirmar diariamente los códigos ancestrales indígenas (ama sua, ama llulla, ama quella), que garantizan la construcción de sociedades justas, equitativas y equilibradas.

2. Se necesita perder el miedo y denunciar los actos de corrupción, es una tarea de todos. Trabajar con las nuevas generaciones y que desde los jóvenes emerjan los valores.

3. Un político se corrompe cuando da la espalda al pueblo, desconociendo a quienes les dieron su confianza y busca a toda costa quedarse en el poder y pactará con quienes no debe.

4. La corrupción es parte de la crisis global de valores y del capitalismo, es la imposición de los intereses individuales por sobre las necesidades de las colectividades en el mundo.    

5. La corrupción no es una característica inherente al ser humano sino más bien es un comportamiento modelado por el contexto social y mucho más si vivimos en sociedades materialistas y profundamente egoístas. 

6. Cuando se pierde los principios y la vocación, se pierde todo. Los abuelos decían que eso significaba que una persona se volvió k’ara, es decir, una persona blanca que no tiene nada, ni sentimientos, ni valores, ni ética ni principios. Por eso la lucha de los pueblos indígenas es contra los k’aras.

7. Necesitamos de hombres y mujeres íntegras, q’umaras. Necesitamos el retorno de los criadores que aman la vida, necesitamos que retornen los q’ulliris, los sanadores. Ellos deberán conducir la nave del Estado. Para trasformar la sociedad, el gobierno y la burocracia, las leyes y el sistema político,  una persona debe cambiar.

8. Nos propusimos desde los pueblos indígenas hacer política, crear otra política y aunque hayamos descubierto que mientras más se sube, más podrido está todo, aun así persistimos en cambiar el mundo. Por eso optamos por construir como pueblo un proceso de cambio, la corrupción es fuerte y seductora, pero los sueños y las esperanzas de los más humildes son los que nutren nuestra lucha. Necesitamos una revolución moral donde los líderes sean los primeros en dar ejemplo y ser ejemplo de vida".

Apuntes

• La viceministra de Transparencia Institucional y Lucha contra la Corrupción, Julia Susana Ríos, presentó un decálogo para fortalecer la lucha contra los ilícitos en la función pública.

• El primer punto está vinculado al compromiso con una conducta en la administración pública en base a los principios andinos ancestrales del Ama Sua, Ama Llulla y Ama Quella.

• Sigue la vocación de servicio; el cumplimiento de funciones libres de corrupción en la administración de recursos del Estado; el desempeño del trabajo en el marco de la legalidad; y la denuncia de hechos irregulares.

• También se plantea no malgastar los bienes del Estado; promover una cultura de paz sin discriminación; anteponer intereses del pueblo antes que los particulares; ejercicio del servicio público con transparencia; y dignificarlo con honradez y profesionalismo.