Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 16:27

CEPB formaliza carta al presidente Luis Arce para tratar el incremento salarial 2022

Hizo referencia que la pandemia del coronavirus ha impactado en todas las unidades productivas del país.
Luis Barbery, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia. Información Independiente
Luis Barbery, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia. Información Independiente
CEPB formaliza carta al presidente Luis Arce para tratar el incremento salarial 2022

La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) formalizó este martes una carta de solicitud de reunión con el presidente Luis Arce con el objetivo de tratar el incremento salarial 2022 y reiterar además su posición que de acceder al pedido de la  Central Obrera Boliviana (COB) traería consecuencia a las fuentes de empleo.

El pedido de la reunión con el primer mandatario fue solicitado tras que la pasada semana el ente matriz de los trabajadores haya propuesto en su pliego de demandas un incremento del 7% al haber básico y 10% al salario mínimo nacional para esta gestión.

“Dado que ya se sostuvo la reunión con la dirigencia de la Central Obrera Boliviana, solicitamos que su Autoridad reciba en audiencia a los representantes legales de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, que representa a 25 instituciones empresariales de cada departamento del país y de cada rubro económico, en la fecha y hora que usted considere y con el objetivo señalado”, se lee parte de la misiva.

En la misiva, la CEPB hizo referencia al convenio 131 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que fue ratificado por Bolivia mediante Ley 2120 del 11 de septiembre de 2000 y que en su artículo 4 dispone la obligación del Estado de realizar consultas exhaustivas a los empleadores y los trabajadores para fijar el salario mínimo.   

En la misiva, el presidente de la CEPB, Luis Barbery, señala que la decisión eventual de proponer un incremento salarial, “más allá de su cuantificación, implica asumir unos supuestos de normalidad y capacidad económica que, al día de hoy no predican de la realidad del sector productivo, en los diferentes sectores, regiones y escalas de producción”.

Hizo referencia que la pandemia del coronavirus ha impactado en todas las unidades productivas del país.