Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 15:31

Caso respiradores: Valenzuela sale del penal y ya no quedan acusados encarcelados

Un reporte de un canal de televisión privada indica que el Juzgado Tercero Anticorrupción de La Paz concedió la medida sustitutiva a Valenzuela, quien figuraba como uno de los principales responsables de la compra con sobreprecio de equipos médicos españoles.
Foto de archivo muestra uno de los respiradores que fue entregado por el Gobierno de Áñez. APG
Foto de archivo muestra uno de los respiradores que fue entregado por el Gobierno de Áñez. APG
Caso respiradores: Valenzuela sale del penal y ya no quedan acusados encarcelados

Fernando Valenzuela, exdirector jurídico del Ministerio de Salud, obtuvo el cese de su detención preventiva en el penal de San Pedro por el caso de la compra con sobreprecio de 170 respiradores españoles para enfermos por coronavirus. La Justicia ordenó este miércoles su arresto domiciliario, debido a que ya estuvo encarcelado por seis meses.

Un reporte de la red Gigavisión indica que el Juzgado Tercero Anticorrupción de La Paz concedió la medida sustitutiva a Valenzuela, quien figuraba como uno de los principales responsables de la compra con sobreprecio de los equipos médicos españoles.

La Justicia también impuso un arraigo a Valenzuela y dispuso que pague una fianza de 70.000 bolivianos, para acceder a la detención domiciliaria.

Por este caso, el “testigo clave” Luis Fernando Humérez ya obtuvo su detención domiciliaria, el 25 de noviembre de este año, por lo que salió el penal.

El caso respiradores fu denunciado a mediados de este año, debido a la adjudicación de respiradores españoles, cuyo precio oscila entre 6.500 dólares y 12.000 dólares, pero que el Gobierno pagó  27.683 dólares por cada uno de los equipos, con un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El exministro Marcelo Navajas, otra de las autoridades implicadas en esta compra irregular, también fue beneficiado con la detención domiciliaria, tras el pago de una fianza de 100.000 bolivianos, por lo que hasta ahora ninguno de los acusados por este caso se encuentra encarcelado.