Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 20:21

Caso litio: deceso de exgerente causa “remezón”, evistas culpan al Gobierno

Por el momento se desconocen las causas de su muerte. El procurador general del Estado, César Siles, rechazó las denuncias de persecución política al exministro de Minería Luis Alberto Echazú o a otros implicados.
Una fotografía de archivo del exgerente Ejecutivo de YLB Juan Carlos Montenegro./ APG
Una fotografía de archivo del exgerente Ejecutivo de YLB Juan Carlos Montenegro./ APG
Caso litio: deceso de exgerente causa “remezón”, evistas culpan al Gobierno

El deceso de Juan Carlos Montenegro Bravo, quien fue gerente Ejecutivo de Yacimientos de Litio Bolivianos (YLB), y uno de los imputados en el caso de las piscinas de evaporación, dio lugar este miércoles a acusaciones de parte del “evismo”, que culpa al gobierno de Luis Arce de persecución.

El deceso fue confirmado por Teresa Morales, exministra de Evo Morales, quien lamentó el suceso y resaltó la carrera de Montenegro.

La causa del deceso aún era desconocida en el momento de este reporte.

Montenegro era uno de los imputados por el caso de las piscinas de evaporación, las cuales se construyeron con la intención de industrializar el litio en el salar de Uyuni, pero ahora son objeto de una investigación penal por presunto daño económico al Estado.  

En su carta, Montenegro denunció que quienes comenzaron el proyecto del litio en Bolivia ahora están siendo víctimas de atropello.

“No se puede mellar mi límpida trayectoria académica y profesional con este tipo de atropellos y no me prestaré a ser vejado y humillado por una justicia amañada que se vende al poder político o al mejor postor. No lo puedo permitir”, dice la carta. 

Según la carta de Montenegro, la intención del proceso judicial en su contra es ocultar el “rotundo fracaso” de la estrategia que asumió el Gobierno de Luis Arce de apostar a la extracción directa de litio.

Denunció, según ERBOL, que desde 2021 las autoridades tenían la obligación de concluir las piscinas de evaporación, pero no lo hicieron.

Como parte de este proceso fue aprehendido el exministro de Minería Luis Alberto Echazú, quien cumple actualmente detención domiciliaria.

La exministra Teresa Morales, citada por ERBOL, afirmó que el presidente Luis Arce y su hijo, Marcelo Arce, deben “cargar en su conciencia” con la muerte de Montenegro.

Dijo que el mandatario y su hijo buscaban “ocultar el fracaso de tres años en su gestión respecto al litio”.  

DENUNCIA

El expresidente Evo Morales arremetió este miércoles contra el Gobierno y su plan para el litio, después de la detención de su exministro Luis Alberto Echazú.

Morales reiteró que el hijo de Luis Arce negoció el litio con empresas extranjeras, incluso chilenas y hasta personal de Tesla, la empresa de autos eléctricos del multimillonario Elon Musk.

Morales sostuvo que, como el Gobierno no tiene resultados en su plan de extracción directa de litio, ahora se detiene a Echazú, para tapar ese “fracaso”.   

Por su parte, el procurador general del Estado, César Siles, rechazó las denuncias de persecución política al exministro de Minería y exgerente Nacional de Recursos Evaporíticos Luis Alberto Echazú, y remarcó que el Ministerio Público ya cuenta con los indicios de presunta autoría en tres delitos.

El exministro fue imputado por los delitos de conducta antieconómica, incumplimiento de deberes y contratos lesivos al Estado, por la denuncia de irregularidades en el desarrollo de la industria del litio.

OTRO DETENIDO

La Policía aprehendió a un cuarto implicado en el marco de las investigaciones por las piscinas de evaporación de la planta de litio.

Se trata de Cristian B.A. A., exfuncionario de YLB, quien fue aprehendido en Santa Cruz. 

Con esta persona, la Policía cumplió cuatro órdenes de aprehensión de las 12 emitidas por el Ministerio Público. 

El lunes, junto a Luis Alberto Echazú, dos exfuncionarios de YLB también fueron aprehendidos. 

Según la denuncia, las piscinas se realizaron con un diseño inadecuado y con materiales no aptos para las condiciones climáticas de la planta, lo cual ocasionó un daño económico para el Estado de 425 millones de bolivianos.