Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 18 de septiembre de 2021
  • Actualizado 03:07

Carolina y José envían una carta a los hijos de Arce y piden un "trato humanitario" para su madre

"No pedimos nada a cambio, tampoco pedimos privilegios, no se trata de eso, pedimos solo que se le dé el trato humanitario que cualquier ser humano merece".
Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez. ERBOL
Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez. ERBOL
Carolina y José envían una carta a los hijos de Arce y piden un "trato humanitario" para su madre

Los hijos de la expresidenta Jeanine Áñez, Carolina y José Armando Ribera, enviaron una carta a los hijos del actual mandatario del Estado Luis Arce para pedir que éstos intervengan a favor de que se dé un "trato humanitario" a la también exsenadora - actualmente con detención preventiva por el caso del presunto golpe de Estado del 2019- y se permita su traslado a una clínica para su tratamiento médico

La misiva está dirigida a Luis, Rafael y Camila Arce y en la misma los firmantes recuerdan que cuando Áñez ejercía el cargo de presidenta otorgó el salvoconducto a Luis Arce para que éste pueda trasladarse a Brasil y seguir su tratamiento médico.

"No pedimos nada a cambio, tampoco pedimos privilegios, no se trata de eso, pedimos solo que se le dé el trato humanitario que cualquier ser humano merece, para que mi madre pueda ser atendida de acuerdo a lo que hoy necesita su cuadro clínico y pueda también ser juzgada basado en las leyes y no en la sed de venganza", señala la misiva.

Asimismo, Carolina y José Ribera aseguran estar muy orgullosos" de su madre y afirman que, en su momento, "asumió con coraje la responsabilidad de traer paz a un país que estaba a punto de explotar".

"Hoy se la juzga por aquello que más orgullo nos trae: ser una buena persona, una boliviana de coraje y en definitiva una mujer valiente", agrega.

En ese sentido, los firmantes piden a los hijos de Arce tener comprensión y hacer llegar esta petición a su padre.

Áñez se encuentra detenida preventivamente en el penal de Miraflores por el caso del presunto golpe de Estado del 2019.

En pasadas semanas presentó una infección urinaria y, según Régimen Penitenciario, los médicos - incluido el doctor de cabecera de la expresidenta- decidieron iniciar su tratamiento dentro de la cárcel.

Empero, la familia de la expresidenta denunció que su estado de salud ha empeorado por lo cual piden que sea llevada a una clínica para su tratamiento.