Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:44

Cancillería dice que Almagro no tiene autoridad “moral ni ética” para hablar de Bolivia

La Cancillería cuestionó el trabajo de la Misión de Observación Electoral y aseguró que no cumplió con los estándares exigidos y emitió un informe “manipulado y sin elementos ni pruebas de un supuesto fraude”.
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, durante un discurso. Foto: EFE
El secretario general de la OEA, Luis Almagro, durante un discurso. Foto: EFE
Cancillería dice que Almagro no tiene autoridad “moral ni ética” para hablar de Bolivia

La Cancillería boliviana cuestionó al secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y afirmó que no tiene autoridad ‘moral ni ética’ para referirse sobre Bolivia, luego de haberse pronunciado sobre las aprehensiones a exautoridades y criticado el sistema judicial del país.

La posición fue fijada a través de un comunicado donde consideró como un “exceso inadmisible para el cargo que ocupa” con el fin de favorecer a los “intereses particulares y políticos que representa” y dejando de lado la defensa de las víctimas del gobierno de Jeanine Áñez que “abusó de su poder para perseguir, torturar y asesinar a quienes tienen y tenían como enemigos políticos”.

Los pronunciamientos de la OEA, a decir de la Cancillería, representan posiciones que denotan “injerencia e intromisión” en los asuntos internos del país al plantear cuatro observaciones que buscan  cómo debería manejar el Gobierno boliviano su administración política y judicial.

Sus afirmaciones, señala, son “absolutamente subjetivas y falsas que violentan la soberanía de nuestro Estado”. Anunció además que desde el Ministerio de Relaciones Exteriores se llevará adelante las “iniciativas necesarias” para que las acciones de Almagro “no queden impunes”.

“El Sr. Almagro no tiene la autoridad moral ni ética para referirse a Bolivia, después del daño profundo que le hizo al pueblo boliviano con su injerencia colonialista durante el proceso electoral del 2019. Sus acciones costaron vidas humanas y debe rendir cuentas por su comportamiento parcializado y alejado de la objetividad, que ha desprestigiado a tan importante instancia para los países de nuestra América”, se lee en parte del documento.

En ese marco, afirmó que Almagro y con sus acciones de las pasadas elecciones anuladas del 2019, buscan nuevamente “polarizar el país en base a mentiras, pretendiendo reavivar el camino de la violencia y la confrontación entre bolivianos”.

La Cancillería cuestionó el trabajo de la Misión de Observación Electoral y aseguró que no cumplió con los estándares exigidos y emitió un informe “manipulado y sin elementos ni pruebas de un supuesto fraude”, lo que contribuyó a la convulsión social, la promoción de grupos irregulares armados y la escalada de violencia que se vivió ese año.

Añadió que las opiniones de Almagro pretenden “dañar” al gobierno del presidente Luis Arce y cuestionó que en su momento, haya evitado pronunciarse sobre las violaciones de derechos humanos durante el gobierno de Áñez.