Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 14 de junio de 2021
  • Actualizado 23:48

Canciller revela “durísimas negociaciones” con Pfizer y cláusula en controversia

Explicó que los contactos con Pfizer se realizan en el marco del mecanismo COVAX, que se impulsa para la distribución equitativa entre los países. Anteriormente, se había anunciado que Bolivia recibiría 90 mil dosis de ese laboratorio.
El canciller Rogelio Mayta. ERBOL
El canciller Rogelio Mayta. ERBOL
Canciller revela “durísimas negociaciones” con Pfizer y cláusula en controversia

El canciller Rogelio Mayta reveló que el Estado lleva adelante “durísimas negociaciones” con la farmacéutica Pfizer, para acceder a las vacunas contra el COVID-19, debido a clausulas que solicita la empresa, como liberarse de responsabilidad en caso de afectaciones que podría causar el compuesto.  

   

“Nosotros no hemos firmado nada con Pfizer, estamos negociando, pero ellos quieren incluir cláusulas de esta naturaleza, que si alguien resulta afectado, pues, Pfizer se irresponsabiliza totalmente y sería el Estado que firme con ellos que asuma toda la responsabilidad civil en este caso de poder resarcir curaciones y todo lo demás. Ellos pretenden exonerarse totalmente de responsabilidad”, dijo el Canciller en entrevista con el programa La Mañana en Directo de ERBOL.

Explicó que los contactos con Pfizer se realizan en el marco del mecanismo COVAX, que se impulsa para la distribución equitativa entre los países. Anteriormente, se había anunciado que Bolivia recibiría 90 mil dosis de ese laboratorio.

Sin embargo, el Canciller indicó que COVAX colabora con el dinero, pero deja que las negociaciones se hagan entre el Estado y la empresa, siendo ésta última que tiene el “sartén por el mango”.

Señaló que las negociaciones no se han roto y continúan por varias semanas buscando llegar a un acuerdo razonable.

Mayta reconoció que ya se había anunciado la llegada de vacunas para este marzo del mecanismo COVAX, pero llegaron 228 mil dosis “nomás” de AstraZeneca. Atribuyó la demora a las dificultades contractuales, como las que se tiene con Pfizer.

De manera general, el Canciller reflexionó que en la búsqueda de vacunas, se ha advertido una “situación preocupante e indignante”, debido a que, si bien en el mundo se hablaba de solidaridad en la distribución, en la realidad las economías más poderosas tuvieron acceso más pronto a las dosis, relegando a los pobres.

A eso se sumó que las empresas ofrecían condiciones de negociación que no son las más abiertas, con clausulas como no divulgar los precios y otros temas respecto a sus ventajas comerciales.

Señaló que entre esas clausulas que pretenden las empresas está la exoneración total de responsabilidad por si los compuestos funcionan mal. Indicó que incluso países con poder tuvieron que firmar esos contratos.