Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de agosto de 2022
  • Actualizado 19:25

Canciller Ebrard maneja una Quantum boliviana por La Paz y confirma su producción en México

Está previsto que este auto se comience a fabricar en ese país a partir de 2023, gracias a la sociedad entre Quantum Motors y Potencia Industrial.
El canciller mexicano, Ebrard
El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, conduciendo un vehículo eléctrico fabricado en Bolivia. SRE
Canciller Ebrard maneja una Quantum boliviana por La Paz y confirma su producción en México

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, condujo este viernes por las calles de La Paz un vehículo eléctrico de nuestro país para anunciar que está prevista su fabricación a "escala" en México para 2023, proyecto que también incluye la fabricación de baterías de litio.

Ebrard manejó por las calles de la urbe paceña el modelo eléctrico Quantum E3 y resaltó algunos aspectos del diseño, un automóvil con dos tonalidades de blanco y techo negro que tenía alusiones mexicanas y bolivianas, además de la suspensión y el espacio interno.

Habló de las oportunidades que el mercado mexicano, "el número 6 en el mundo en exportación automotriz", puede brindar a la firma nacional al considerar que, a partir de esto, este pequeño automóvil de desempeño urbano podrá observarse en exposición en "muchas ciudades" norteamericanas y del mundo.

El Secretario mexicano de Relaciones Exteriores apuntó que el sector de vehículos eléctricos va a tener un crecimiento "exponencial", ya que la normativa mexicana establece que para 2030 gran parte de su parque automotor debe ser eléctrico.

Está previsto que este auto se comience a fabricar en México a partir del próximo año gracias a la sociedad entre Quantum Motors y la mexicana Potencia Industrial.

El gerente general de Quantum Motors, José Carlos Márquez, consideró altamente positiva la incursión en el mercado mexicano por la cantidad de proveedores disponibles y por los convenios que posee ese país en el área.

Márquez señaló que la empresa boliviana, a diferencia de las grandes empresas, apunta a "un segmento muy diferente" como el de los automóviles citadinos que aportan eficacia al transporte en sitios de calles estrechas o de alta congestión de vehículos.

La firma mexicana Potencia Industrial se distingue del socio boliviano en tener la "gama completa" de vehículos eléctricos de mayor tamaño para el uso particular y comercial, como es el caso de buses y camiones de reparto de productos, aseguró Márquez.

El modelo E3, con una capacidad para 3 personas, tiene 3.000 W. de potencia, una aceleración máxima de 60 kilómetros por hora y una autonomía de manejo de hasta 100 kilómetros, según la ficha técnica.

BATERÍAS DE LITIO

El Secretario de Relaciones Exteriores de México también destacó que la proyección entre ambas empresas es, además de la fabricación de vehículos eléctricos, trabajar en la "autonomía industrial en baterías" de litio.

Justamente uno de los objetivos principales de la visita del canciller mexicano al país andino es el intercambio de información sobre la explotación de litio entre las empresas estatales de Bolivia y de México.

En una declaración conjunta el jueves con el canciller boliviano, Rogelio Mayta, Ebrard señaló que el propósito es que el litio no se venda como materia prima sino que ambos países participen en "el procesamiento y fabricación de baterías".

El canciller mexicano llegó en la víspera a Bolivia y se reunió con el presidente Luis Arce y con el expresidente Evo Morales, quien nuevamente le agradeció a él y a su país por haberle salvado la vida en 2019, cuando renunció a la Presidencia denunciando ser víctima de un "golpe de Estado" en medio de sospechas de fraude en las elecciones.

"El pueblo hermano de México y su digno presidente @lopezobrador_ tendrán siempre nuestro cariño y reconocimiento por haber defendido la democracia boliviana y por habernos salvado la vida", escribió Morales junto a una foto del encuentro en la sede de la Embajada de México en La Paz.

Ebrard participará este sábado en el acto oficial por el 197 aniversario patrio de Bolivia en Sucre, la capital constitucional, y luego viajará a Colombia para la investidura de Gustavo Petro como nuevo presidente de ese país.