Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de noviembre de 2019
  • Actualizado 02:52

Camacho, el cívico que une al país e incomoda al Gobierno

El joven dirigente saltó a la palestra tras las elecciones del 20 de octubre. La presentación de la carta de renuncia del presidente Evo Morales lo llevó a La Paz, donde prevé quedarse.
El líder cívico cruceño, Luis Fernando Camacho, en un cabildo con cocaleros de Yungas/APG
El líder cívico cruceño, Luis Fernando Camacho, en un cabildo con cocaleros de Yungas/APG
Camacho, el cívico que une al país e incomoda al Gobierno

“Somos conscientes que, para la defensa de nuestra democracia, nuestro voto y por ende de nuestro futuro, los próximos meses son determinantes pues serán el desenlace de años de lucha ciudadana”, dijo Luis Fernando Camacho la noche del 26 de febrero del presente año al asumir la presidencia del Comité Cívico Pro Santa Cruz.

Famoso

El líder cruceño tiene en las redes sociales a su mejor aliado. Tiene un equipo que se encarga de mantenerlo vigente dentro y fuera del país. 

Pero, su discurso no quedó ahí, convocó a la unidad para “consolidar medidas como los paros cívicos nacionales de 48 y 72 horas”.

Ese mensaje que fue aplaudido efusivamente por empresarios, políticos y otras autoridades, ya daba luces de lo que el joven abogado había trazado para el país.

Desde su posesión asumió un rol protagónico en la defensa de la democracia y no se cansó de hablar del respeto al 21F, pero, sin lugar a dudas, su historia tiene un antes y un después. Tras las elecciones del 20 de octubre y al conocerse que se detectaron presuntas irregularidades que le dieron el triunfo al presidente Evo Morales en la primera vuelta, Camacho emerge de su natal Santa Cruz y expande su liderazgo a todo el país.

Este empresario de frágil figura, sonrisa amable y profunda mirada no solo logró concentrar a más de un millón de cruceños en el histórico cabildo del 4 de octubre, sino que convocó a representantes cívicos y de otras organizaciones que defienden el 21F y la democracia de todos los rincones del país para que unan fuerzas y hacer frente al Movimiento Al Socialismo (MAS) y al binomio Evo Morales y Álvaro García Linera.

Este joven que tiene sangre colla, su padre nació en La Paz y se crió en Cochabamba, ha logrado “incomodar” al Gobierno. Si bien, algunas autoridades gubernamentales prefieren no hablar del líder cívico, lo cierto es que está cumpliendo con las decisiones que fueron asumidas en los diferentes cabildos.

Según Página Siete, el cívico es tataranieto de Eliodoro Camacho, un paceño que luchó en la Guerra del Pacífico y fue opositor de Mariano Melgarejo e Hilarión Daza. 

HACE 17 AÑOS

A los 23 años asumió la vicepresidente de la organización cívica Unión Juvenil Cruceñista (UJC), pero solo permaneció dos años (2002 a 2004).

Los siguientes casi 10 años se mantuvo al margen del activismo, pero volvió el 2013 para ocupar el cargo de secretario general de los Comités Cívicos Provinciales de la Cruceñidad. Tres años después, en 2015, ingresó a la esfera del Comité Cívico Pro Santa Cruz como segundo vicepresidente. Luego, en 2017, subió un peldaño más y fue posesionado como primer vicepresidente del Comité Cívico. Finalmente, en febrero del presente año, llegó al objetivo final: asumió la Presidencia de uno de los comités cívicos más fuertes y sólidos del país.

Pero, el activismo cívico no es algo aislado para el joven Camacho, su padre, Luis Camacho Parada,  también ocupó ese alto cargo entre 1981 y 1983.

SUS ARMAS

El empresario que nació el 15 de febrero de 1979 en Santa Cruz se confiesa un creyente de Dios. Es más, la Biblia se ha convertido en su principal “arma” para seguir en la lucha en defensa de la democracia.

Pero no solo tiene en la “Santa Palabra” una aliada, basta verle el cuello para comprobar que siempre lleva puesto un rosario, que según confiesan algunos allegados, lo reza todos los días. Esa fe que profesa desde la cuna, la “grita” en una sala para dar una conferencia de prensa o en un cabildo frente a miles.

Es más, en los últimos y encendidos discursos que dio la semana que culmina, dijo que la Biblia volvería al Palacio Quemado.

LA CARTA

El domingo 3 del presente mes se habían cumplido las 48 horas que un cabildo nacional le dio al Jefe de Estado para renunciar. Es por eso que el 4 de noviembre en el denominado “Cabildo de la Unidad”, donde participaron cívicos de todo el país y otros dirigentes como los de la Coordinadora Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), el líder cruceño leyó la carta de renuncia del presidente del Estado, Evo Morales, y anunció que se la entregaría personalmente en la sede de Gobierno.

Esa misma noche viajó a La Paz, pero afines al MAS le impidieron salir del aeropuerto. Fue evacuado por el Gobierno y regresó a Santa Cruz. Pese a ese incidente, volvió a insistir. Está vez, luego de la presión, fue recibido por policías que lo escoltaron hasta un hotel paceño. Desde ese momento, Camacho permanece en La Paz, pero no ha dejado de “ganar” terreno. Un sector de los cocaleros contrarios al Gobierno lo han “arropado”, así como otros que, en su momento, fueron parte de las organizaciones que respaldan el proceso de cambio.

El jueves, en un cabildo en La Paz, el exunionista afirmó que se quedará en esa ciudad hasta que “recupere la democracia y libere a Bolivia”.

Ahora, se prevé que la famosa carta sea entregada el lunes, pero la exigencia es que sea en la mano del Presidente y en el Palacio Quemado.

Ilijic: Camacho tiene las cinco cualidades necesarias

Antes de las elecciones nacionales de octubre, se realizó una encuesta en el país pidiendo a la población resaltar las cualidades que debería tener un líder en Bolivia.

Coincidentemente, Fernando Camacho tiene las cinco cualidades que pidió la población en dicha encuesta.

La primera cualidad, de Camacho es la juventud.

Camacho encarna un discurso nuevo. No ha trabajado en el regionalismo y tiene un discurso que cae muy bien y más en este momento en que el centralismo del MAS no ha dado sus frutos en las regiones. 

La segunda cualidad es el vínculo entre Oriente y Occidente. Camacho maneja dos grupos de élite, los paceños y los cruceños. Santa Cruz  ha dejado de ser el enclave exclusivo para los cambas y se ha convertido en el dorado boliviano.

La tercera cualidad de Camacho es que ha dejado de ser enclave exclusivo para cambas y engloba una población multidiversa, estamos hablando de etnoculturalidad boliviana, una población joven y mixta  que no tiene el deseo de ser excluida.

La cuarta cualidad es la mítica religiosa que aunque puede ser como jugar con dinamita unifica a cristianos y católicos, pero a  todo boliviano que tiene fe en el cambio y transformación.

Finalmente, la quinta cualidad del líder es que opera desde el Instagram. Sus oportunidades en este momento no son de liderar el movimiento nacional su oportunidad es de garantizar los resultados de un pacto político, más ahora que el grupo policial ha dado un paso al costado.