Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 12:41

¿Bolivianos, víctimas de bolivianos?: estafas piramidales en Argentina, famosos y sed de justicia

Compatriotas que radican en el país vecino apuntan ser víctimas desde, aproximadamente, 2017. Reportan que uno de los principales señalados, José J., fue apresado en Santa Cruz este mes. Wilma, una damnificada, revela que les prometían acciones e inversiones en nuestra nación.

Algunos bolivianos residentes en Argentina, en una manifestación de repudio ante las presuntas estafas piramidales. CDR PRODUCTORA AUDIOVISUAL
Algunos bolivianos residentes en Argentina, en una manifestación de repudio ante las presuntas estafas piramidales. CDR PRODUCTORA AUDIOVISUAL
¿Bolivianos, víctimas de bolivianos?: estafas piramidales en Argentina, famosos y sed de justicia

Presuntas promesas de convertirse en bolivianos inversionistas de obras importantes en nuestro país, ilusiones generadas en torno a obtener ganancias de proyectos inmobiliarios y también de eventos espectáculos de renombre en Buenos Aires, Argentina.

Nombres de personajes famosos de la farándula porteña supuestamente envueltos en el “sueño” de invitar a invertir, y compatriotas que dicen haber perdido todos los ahorros de sus vidas. Acusan, incluso, la existencia de personas que habría dado hasta 70 mil dólares.

Desde Argentina, residentes bolivianos denuncian estafas piramidales a gran escala que datarían desde, aproximadamente, 2017. Son muchos los testimonios de los que se consideran damnificados y que apuntan a una supuesta red integrada por propios bolivianos que prometían “subirse al progreso”.

“Nos hacían soñar que podíamos pertenecer a proyectos en Bolivia. Eso es lo que nos vendió José”, relata Wilma, una compatriota que identifica al hombre que la habría convencido de invertir: José J., un empresario de nuestro país.

“CAUSA ENCAJONADA” Y “NINGUNEO”

Las investigaciones del caso en Argentina habrían sido abiertas, inicialmente, en el conurbano de Buenos Aires. Sin embargo, tanto Wilma como otros afectados consideran que la causa quedó encajonada, archivada, luego de que las denuncias se unificaran, presuntamente, en la capital.

Dentro de las denuncias en torno a las supuestas estafas piramidales circulan nombres de personajes públicos conocidos en el espectáculo de la nación vecina, como es el caso del abogado Fernando B. y también del artista Flavio M., de acuerdo con lo que dan cuenta Wilma y un informe de CDR Productora Audiovisual.

“Nos dijeron que las inversiones iban para las obras de Flavio y que el asesor era Fernando (…). La gente se lanzó a la pileta pensando que no nos podían estafar porque son públicas esas personas. Fuimos muy ingenuos al no haber visto cómo nos estaban mintiendo (…). A lo que me dijo un periodista argentino, hay gente del poder político y espectáculo poniendo trabas. Es por eso que la causa no avanza. A los migrantes bolivianos nos han ninguneado. Lo veo como una discriminación de la justicia”, refiere la mujer, en nota con Bolivia al Aire TV, medio de la colectividad.

“DI MI PLATA DE TODA LA VIDA”

Natalia, una boliviana de 57 años, explica que entregó el dinero que juntó durante toda su vida. La mujer menciona a José María A. “Él agarró la plata. Me dio factura, papeles. Sin embargo, esos papeles tampoco sirven. Yo entré en julio (a la supuesta inversión). Me dijeron (que iba a haber) duplicación de capital, pero nada fue así. Desapareció ese hombre”.

Es por ello que exige justicia a las autoridades bolivianas y argentinas. “Pienso que tiene que haber justicia, pido justicia. No puede ser que se lleven tanta plata. Entregué mi plata de toda la vida. Creí en este hombre y era todo mentira”.

Según su relato -marcado por el llanto- ella contaba con un modesto kiosco en Buenos Aires que finalmente acabó perdiendo. “Esto me afectó mucho a mi salud. Me siento mal. Mis hijos recién se enteraron”.

Por su lado, Mario Flores, dirigente de Facbol entrevistado por Bolivia al Aire TV, entiende que la problemática creció como una “pequeña burbuja” que surgió mediante una fundación en la que aparecían rostros de “referentes”.

“Esta modalidad del sistema piramidal convocó a muchas personas para que llegaran a depositar su dinero, con el deseo de ganar beneficios muy altos. Se volvió un acto ilícito en cuanto empezaron a promoverlo y no podían más cubrir intereses ni capital. Las personas que se involucraron en la red tuvieron espalda. Son miles los estafados”.

OBRAS

Estos compatriotas que habrían caído en estafas hablan de las “ilusiones” de “pertenecer a proyectos colosales”.  

“¿Quién no iba a querer eso, tener negocios inmobiliarios (en Bolivia)?”, cuestiona Wilma, dando cuenta de que, presuntamente, les pedían determinadas cantidades de dinero para “inyectarlas” en proyectos de Santa Cruz y Cochabamba.

De hecho, la denunciante menciona un complejo empresarial situado en el oriente.

“Lo que hacían ellos era juntar la plata de todas esas personas y meter ese dinero a esos proyectos. Nos hacían soñar con que podíamos pertenecer a proyectos de Bolivia”.

DETENIDO

José J., el principal apuntado por los residentes bolivianos que se consideran afectados, habría sido apresado en el penal de Palmasola, bajo detención preventiva, este mes. De acuerdo con CDR Productora Audiovisual, esta persona habría estado prófuga.

Un artículo que data del 1 de junio de 2021 en dicho medio señala: “Recordemos que existen centenares de residentes bolivianos que fueron estafados por diferentes personas y el principal acusado es José J. (…). Hasta hoy se encuentra prófugo de la justicia”.

Sobre la detención, Wilma entiende que aquello representa una “alegría”, pero lo que requiere es recuperar su dinero.

“Es lo que más se buscaba, que fuera detenido porque se seguía moviendo impunemente, haciendo apuestas virtuales deportivas. Sabemos que la gente que no sabe de las estafas podía seguir cayendo. Esa es la impotencia que había. Estamos un poco alegres, pero todavía no se canta victoria hasta que llegue a juicio y haya una sentencia”.

¿EMPRESAS INYECTADAS?

De acuerdo con varios presuntos damnificados, el dinero que le habrían dado al empresario José J. habría terminado siendo “inyectado” en compañías inmobiliarias de Bolivia, entre otras. De hecho, se mencionan algunos nombres de estas empresas conocidas.