Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de junio de 2020
  • Actualizado 12:40

Bolivianos repatriados de EEUU denuncian que son obligados a pagar hoteles sin necesidad

Los bolivianos dicen que están abandonados y obligados a cumplir un compromiso de las autoridades con determinados hoteles.

Bolivianos repatriados de EEUU denuncian que son obligados a pagar hoteles sin necesidad

Los más de 80 pasajeros varados y en cuarentena que llegaron de Estados Unidos a Bolivia el pasado 14 de mayo denuncian que las autoridades sanitarias del país y de la Gobernación de Santa Cruz los obligan a pagar un determinado servicio de hotelería y no les permiten optar por albergues alternativos, como se habían comprometido.

Los viajeros de Estados Unidos a Cochabamba pagaron por adelantado 380 dólares para una cuarentena de siete días en un hotel especialmente habilitado en esta ciudad; los de La Paz entregaron 770 dólares y los cruceños también 380 dólares.

Los pasajeros que se quedaban en Santa Cruz protestan porque en su propia región no pueden optar por un albergue alterno que sería su domicilio si no tienen sintomatología de infección.

TESTS NEGATIVOS

Uno de los pasajeros varados y obligado a permanecer en un hotel cruceño, Marcelino Machicado, mostró documentos firmados por su persona y exigidos por Boliviana de Aviación (BOA) para retornar a Bolivia, que indican que estarían aislados únicamente siete días para cumplir protocolos sanitarios.

“Yo presenté la prueba de COVID-19 realizado en Estados Unidos que da resultado negativo. Quiere decir que no estoy enfermo y si es necesario cumplir siete días más de aislamiento pues bien lo acepté, pero desde el 14 de mayo nadie se nos acercó a tomarnos temperatura o hacer seguimiento de casos sospechosos. Estamos abandonados y obligados a cumplir un compromiso de las autoridades con el hotel, no hay otra razón”, lamentó.

Juan Soria, un cochabambino que llegó procedente de Nueva York con el mismo grupo, reveló que su sospecha apunta a que las autoridades sanitarias del país y de Santa Cruz tendrían compromisos con el hotel para comprar el servicio de cuarentena pese a que no tienen síntomas del mal viral.

“Mi conclusión es que estoy obligado a pagar por un hotel y un servicio que no necesito. Pudieron despacharme a mi región y en mi domicilio o en el hotel por el que pagué pude cumplir un aislamiento preventivo. Lo peor es que ningún médico se apersonó para seguimiento de contactos o control de sintomatología, me siento decepcionado y prisionero en un hotel sólo por gusto de algunas autoridades”, agregó.

Soria expuso un certificado médico expedido por un centro hospitalario de Estados Unidos que señala que su examen de COVID-19 dio negativo y no recomienda ningún tipo de aislamiento.

También habló Wara Machicado, una paceña que retornó desde Nuevo México y está en cuarentena obligada pese a no tener ninguna sintomatología antes y después de su ingreso al país.

“Me obligan a hacer cuarentena en la región con mayores casos de infectados COVID-19 del país, cuando en mi caso pudieron despacharme a La Paz porque me cobraron para aislarme en un hotel paceño y estar más cerca de mi familia. Mire, es como si estuviera presa por un delito que no cometí y obligada a residir en una ciudad que me da miedo por los casos elevados de infección de coronavirus”, explicó.

¿LEPROSOS?

“Ni a los leprosos los tratan con tanto desdén”, insistió Marcelino Machicado y comparó su situación con sus similares de Paraguay que “son tratados como hijos repatriados con gastos pagados por el Estado y bajo supervisión médica permanente en aislamiento domiciliario”.

Machicado y Soria coincidieron en que quienes están al mando del país no están preparados para este tipo de situaciones de repatriación y seguimiento médico. Los teléfonos de referencia para ayuda o consultas no están habilitados para esa situación y cuando alguien responde al llamado les dicen que deben hablar con otras personas, dijeron.

“Todos se tiran la pelota, los de Santa Cruz al Gobierno, los del gobierno a la gobernación, BOA a los hoteles y los hoteles a BOA”, agregaron.

BOA

El caso más llamativo de pago por adelantado por un hotel para cuarentena lo vivió Juan Soria.

Él relata que pagó a BOA 380 dólares para aislarse en un hotel en Cochabamba y cuando lo obligaron a permanecer en Santa Cruz exigió al hotel la devolución del importe y el hotel le comunicó que nadie hizo el depósito de ese dinero a su nombre para cumplir la cuarentena.

BOA, dijo, le pedía que reclame al hotel y el hotel decía que BOA nunca depositó ese monto.

“Ayer se solucionó mi caso, BOA depositó lo que pagué a mi cuenta en un banco de Nueva York, la verdad es que me sentí estafado. Al subir al avión había que pagar en efectivo todo y resulta que mis pagos no llegaban al depositario final”, señaló Soria.

El mismo pasajero crítico que BOA no tenga nada de consideración con los pasajeros y que por exceso de equipaje esté cobrando tarifas fuera de contexto por la emergencia. “En mi caso pagué 230 dólares en efectivo por equipaje, nunca antes pagué tanto, o pagas o te quedas, así te dicen y que vas a hacer. Me arrepiento de haber retornado al país, creí que podría estar mejor aquí, pero es como si fuera un leproso al que nadie quiere”, enfatizó.

DATOS

El pasaje "solidario" Miami/Cochabamba por persona repatriada costó 388,50 dólares. El hotel de cuarentena en Cochabamba, 380 dólares; por equipaje, 230 dólares; gastos extras por día; 20 bolivianos en agua; y refrescos y comida por encargo, con pago adicional.

Para una familia de tres integrantes los gastos son mayúsculos y en el grupo hay gente que ya no puede sostener los gastos adicionales.