Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 10 de diciembre de 2019
  • Actualizado 00:52

Bolivia tiene dos salidas a la crisis después de renuncia

Analistas políticos coinciden en sucesión constitucional y elección de la cabeza del senado. Jeanine Áñez aseguró que le correspondería asumir la presidencia del país
Policías de Cochabamba y ciudadanos marchan en la Plaza Principal
para festejar la renuncia de Evo Morales y Álvaro García Linera/DICO SOLÍS
Policías de Cochabamba y ciudadanos marchan en la Plaza Principal para festejar la renuncia de Evo Morales y Álvaro García Linera/DICO SOLÍS
Bolivia tiene dos salidas a la crisis después de renuncia

Bolivia tiene dos salidas constitucionales para elegir al nuevo Presidente de Bolivia, explicó el analista político, Yerko Ilijic.

La primera opción es convocar a una sesión de emergencia para elegir  presidente del Senado y que este asuma, posteriormente, la presidencia transitoria del país.

“La única persona que reúne las condiciones de negociación política y conocimiento técnico del Estado es Oscar Ortiz. Él debería  convocar a un gabinete compuesto de diferentes gobernaciones y alcaldías”.

La segunda opción es que una mesa política de unidad convoque a gobernaciones y municipios a que se hagan cargo de las tres carteras de gabinete más importantes: Presidencia, Gobierno y Economía y Finanzas. 

La idea es que los elegidos sean de los departamentos donde el desempeño gubernamental fue positivo. No debería tener tinte político

LAS SALIDAS El artículo 169 de la nueva Constitución boliviana establece la misma línea de sucesión en caso de la renuncia del presidente, vicepresidente, del presidente del Senado hasta el de la Cámara Baja.

"En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días", indica ese artículo.

"En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días", agrega.

Para el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo, lo más importante ahora es tener sensatez y no alejarse de los principios establecidos en la Constitución.

Por ello, lo que se debe hacer ahora es "esperar primero la aceptación de la carta de renuncia del presidente" en la Asamblea Legislativa, que deberá analizarla en una sesión.

Hasta el momento no se conoció una renuncia escrita de Morales ni de García Linera.

Sobre el mismo tema, el constitucionalista Antonio Rivero explicó que en las dos  cámaras (senadores y diputados) hay un presidente, dos vicepresidentes y cuatro secretarios. Cargos que están distribuídos entre opositores y oficialistas. Estos puestos deben ser agotados antes de buscar otra solución.

“La aplicación de esta sucesión debe ser para restablecer el orden constitucional que fue fracturado con la serie de irregularidad que terminaron en el fraude electoral”.

El nuevo Tribunal Supremo Electoral debe convocar a nuevas elecciones  pero con la reforma parcial de la Ley 026 y la Ley de Organizaciones Políticas para acortar los plazos y en marzo se pueda tener otro   Gobierno. 

En caso de no cumplirse la sucesión, se debería tomar una decisión que “se aparte de la Constitución, encontrando un acuerdo político”. Aunque Rivero aseguró que no cree que llegue a esa situación.  

Luis Terán, analista político, recomendó una reunión de los senadores para elegir un presidente lo ás antes posible. 

Ante la renuncia de Adriana Salvatierra y Víctor Borda, ambas cámaras deben elegir una cabeza que permita aplicar la ley de sucesión. 

A su vez, el analista político Carlos Cordero, aseguró que la línea de sucesión presidencial está quebradanta debido a los últimos sucesos. Pero, aclaró que es mejor esperar a que se confirmen las renuncias de Morales y García Linera. 

“Hasta el momento son supuestas renuncias porque no hemos visto sus cartas firmadas. Estamos en un limbo. El general de las Fuerzas Armadas nos está gobernando”, indicó. 

Cordero recomendó que senadores y diputados se deben reunir primero por separado y luego de forma conjunta en un Congreso Nacional. 

“Hemos perdido el mar por festejar el carnaval, hemos perdido el mar en La Haya y cuidado que ahora perdamos la democracia por exitístas”, advirtió. 

Los analistas coinciden en que la solución debe llegar en los próximos días para evitar mayores enfrentamientos a nivel nacional. 

Durante la jornada de ayer se registró un gran número de renuncias del diputados y senadores  elegidos.  

El nuevo Presidente deberá permanecer hasta el 22 de enero para pedir elecciones. 

Cuando parecía que la dimisión de Evo Morales y Álvaro García Linera podría poner fin a la crisis desatada desde que al día siguiente de la votación comenzaran las sospechas de fraude, los sectores movilizados en contra de Morales resolvieron mantenerse en alerta, en tanto que grupos afines al MAS causan zozobra en ciudades como La Paz y El Alto.

Posible nueva presidenta

La senadora de Unidad Demócrata Jeanine Áñez aseguró en una entrevista con Unitel que, por sucesión, le correspondería asumir la presidencia del Estado. 

Áñez ocupa actualmente el cargo de segunda vicepresidenta del Senado. 

Después de la renuncia de la presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y el primer vicepresidente, Rubén Medinacelli, el cargo de presidente recaería en Áñez. 

“En el orden constitucional me correspondería asumir este reto con el única objetivo de llamar a nuevas elecciones que pacifiquen el país”, explicó. 

La senadora se encuentra en Beni, pero aseguró que intentaría llegar hoy a La Paz para convocar una sesión extraordinaria. 

El proceso consiste en llamar al senado para que se elija al nuevo presidente del Estado. 

“Yo tengo que cumplir con el país. Esta es una etapa de transición. Me toca asumir esa responsabilidad”, añadió. 

Áñez pidió a los asambleístas del Movimiento Al Socialismo que asistan a la sesión que convocarán hoy para dar quórum. 

El MAS tiene dos tercios de la asamblea parlamentaria que le posibilita decidir los temas que se ponen en cuestión. 

Durante las próximas horas se conocerá la situación gubernamental de Bolivia.

Apuntes

Leyes 

La Ley 026 establece la sucesión del mandato presidencial en caso de renuncia. 

Según el artículo 169 de la Constitución, el presidente del Senado debe ocupar el cargo hasta que haya nuevas elecciones

Después del  retiro de Evo Morales y Álvaro García Linera, se debe agotar las instancias de la sucesión. 

Una de las condiciones que se establece según ley es que la persona que asuma el cargo debe tener más de 30 años.  

En el caso de los cargos de senadores y diputados, el requisito es haber cumplido 18 años.

Iglesia

Miembros de la Iglesia Católica, Comunidad Ciudadana y comités cívicos y Conade pidieron paz para el país y pidieron evitar actos vandálicos y de revancha. 

Además, llamaron a las Fuerzas Armadas y a la Policía para que cumplan con su rol  de defensa de las personas. 

Tres meses

El tiempo estipulado para convocar a nuevas elecciones es de 90 días. 

Durante ese lapso, una persona debe asumir la presidencia de forma transitoria con el objetivo principal de llamar a nuevos comicios. 

Después de que se modificara todo  el calendario electoral,    se plantea tener un nuevo Mandatario hasta marzo  aproximadamente. 

Antecedentes 

Un antecedente de una situación similar en Bolivia se produjo en 2005, cuando el entonces presidente Carlos Mesa renunció asediado por conflictos sociales.

Mesa había asumido la Presidencia del país en 2003 tras la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada en el llamado "octubre negro".

En medio de la crisis de 2005, renunciaron a su derecho constitucional a suceder a Mesa los entonces presidentes del Senado, Hormando Vaca Díez, y de la Cámara de Diputados, Mario Cossío. Al no haber un vicepresidente que pudiera asumir en reemplazo del entonces gobernante, asumió la Presidencia el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé, en junio de ese año para convocar en diciembre a las primeras elecciones generales que ganó Evo Morales.

Esa figura estaba permitida en la Constitución que rigió hasta antes de 2009, pero la Carta Magna promulgada ese año por Morales no la contempla, explicó a EFE el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo.