Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 14 de junio de 2021
  • Actualizado 23:31

Bolivia en riesgo de perder 90 mil vacunas Pfizer por indemnización

El canciller Rogelio Mayta reveló que se tienen ‘durísimas negociaciones’. La misma situación se vivió en otros países vecinos que denunciaron “intimidación” y abusos en los contratos.
Una enfermera prepara la vacuna Janssen antes de su aplicación. EFE
Una enfermera prepara la vacuna Pfizer antes de su aplicación. EFE
Bolivia en riesgo de perder 90 mil vacunas Pfizer por indemnización

Bolivia está en riesgo de perder más de 90 mil dosis de las vacunas contra el coronavirus COVID-19 de la farmacéutica estadounidense Pfizer por problemas contractuales.

El Gobierno observó que se quiera incluir una cláusula mediante la que la empresa busca deslindarse del pago de una indemnización en caso de daños por el compuesto. 

El canciller Rogelio Mayta reveló a ERBOL que se llevan adelante “durísimas negociaciones” porque de aceptar estas condiciones, el Estado tendrá que asumir toda la responsabilidad civil y el resarcimiento a los afectados.     

“Ellos (Pfizer) pretenden exonerarse totalmente de responsabilidad”, dijo.

Explicó también que los contactos con la farmacéutica se realizan en el marco del mecanismo COVAX, que se impulsa para la distribución equitativa entre los países.

El domingo arribó a Bolivia el primer lote de 228 mil dosis de vacunas AstraZeneca y se espera que hasta mayo lleguen 92.430 de Pfizer-BioNtech, informó unicef.org. 

LA SITUACIÓN

El Canciller indicó que COVAX colabora con el dinero, pero deja que las negociaciones se hagan entre el Estado y la empresa, siendo ésta última que tiene el “sartén por el mango”.

Señaló que las negociaciones no se han roto y continúan por varias semanas buscando llegar a un acuerdo razonable.

Mayta reconoció que ya se había anunciado la llegada de las vacunas para este mes, a través del mecanismo COVAS, pero llegaron 228 mil dosis “nomás” de AstraZeneca. 

Atribuyó la demora a las dificultades contractuales, como las que se tiene con Pfizer.

De manera general, dijo que, en la búsqueda de vacunas, se advirtió una “situación preocupante e indignante”, debido a que, si bien en el mundo se hablaba de solidaridad en la distribución, en la realidad las economías más poderosas tuvieron acceso más pronto a las dosis, relegando a los pobres.

A eso se sumó que las empresas ofrecían condiciones de negociación que no son las más abiertas, con cláusulas como no divulgar los precios y otros temas respecto a sus ventajas comerciales.

OTROS PAÍSES

La exigencia de la farmacéutica también generó tropiezos en los acuerdos con otros países. En Perú, las negociaciones se prolongaron por casi seis meses por la misma cláusula para eximir responsabilidad ante eventuales efectos adversos y demora en la entrega de los lotes.

En el caso de países como Argentina y Brasil, según varios medios, Pfizer pidió que los activos soberanos, como edificios de embajadas y bases militares, se pusieran como garantía para cubrir posibles costos legales futuros. 

Así se relevó en un reportaje liderado por el Bureau of Investigative Journalism y la colaboración de OjoPúblico. También señaló que la farmacéutica fue acusada de “intimidar y chantajear” a los gobiernos latinoamericanos en las negociaciones. Expertos legales hicieron referencia a un abuso de poder.