Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 31 de enero de 2023
  • Actualizado 13:03

Bolivia y Chile buscan trabajar juntos tras fallo sobre el Silala

La Corte Internacional de Justicia dictó que ambos países pueden usar en forma equitativa y razonable las aguas de este río. Analista dice que el país no puede reducir el caudal.
Las delegaciones de Bolivia y Chile frente a los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). CIJ/ABI
Las delegaciones de Bolivia y Chile frente a los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ). CIJ/ABI
Bolivia y Chile buscan trabajar juntos tras fallo sobre el Silala

Los gobiernos de Bolivia y Chile anunciaron, por separado, que deben seguir trabajando en forma conjunta en la agenda de los 12 puntos, al más alto nivel, tras conocerse el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre las aguas del Silala.

Desde la ciudad de La Haya, en Países Bajos, el jefe de la diplomacia boliviana, Rogelio Mayta, citado por ABI, dijo que “hace rato” que hay una relación “necesaria” con Chile y que el fallo de la CIJ sobre los recursos hídricos del sudeste potosino no altera la “continuidad de la Hoja de Ruta”.

En la misma línea, el presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo en Santiago que “habiendo resuelto el asunto (del Silala) continuamos trabajando con Bolivia”.

“Podemos, después del fallo, enfocarnos en lo que nos une y no en lo que nos separa”, dijo, al destacar el “espíritu de buena vecindad, de colaboración e integración” entre ambos Estados y “dando continuidad (…) a la agenda de los 12 puntos”.

EL FALLO

Chile celebró este jueves el fallo de la CIJ sobre las aguas del Silala y dijo que la sentencia es "sólida", "fundamentada" y "categórica", mientras que Bolivia reconoció que se trata de un "curso internacional" que fluye hacia el país vecino, resumió EFE.

El máximo tribunal de Naciones Unidas subrayó en su fallo que "no está llamada a tomar ninguna decisión" por el carácter del Silala, ya que las partes se pusieron de acuerdo en el juicio en que se trata de un cauce internacional, algo a lo que se oponía Bolivia en un principio.

Chile demandó a Bolivia en 2016, luego de que el entonces presidente Evo Morales le acusó de "robar" y "desviar" las aguas del Silala, que nace en Potosí y desemboca en el Loa, el río más grande de Chile.

El caudal del Silala es relativamente pequeño, pero su ubicación en el árido desierto de Atacama lo convierte en un recurso hídrico clave para el desarrollo de Antofagasta, la región minera por excelencia del mayor productor de cobre del mundo.

Dos años después de la demanda, Bolivia reaccionó con tres contrademandas al considerar que las aguas eran originalmente unos manantiales nacidos en su territorio, pero que fueron canalizadas "artificialmente" gracias a unas obras hechas en la década de 1920 por una empresa de ferrocarriles anglo-chilena en el Potosí boliviano.

Según defendió La Paz durante el juicio, esos trabajos aumentaron el caudal del recurso hídrico hacia la frontera entre un 11% y un 33%, por lo que Chile debería pagarle una "compensación".

Boric indicó en ese sentido que La Haya subraya en el fallo que "Chile no debe compensación alguna".

MANANTIAL

El presidente de Bolivia, Luis Arce, se manifestó en las redes sociales, donde dijo que el tribunal "ratifica" los derechos de su país sobre las aguas del Silala y su "soberanía sobre el desmantelamiento de los canales artificiales".

"Bolivia resolvió la controversia con un pueblo hermano gracias al trabajo basado en estudios científicos y a nuestra estrategia de relaciones internacionales. Continuaremos esta labor en beneficio de los pueblos", agregó en su cuenta de Twitter.

Quien sí compareció ante los medios fue el canciller boliviano, Rogelio Mayta, quien explicó que el Silala es al mismo tiempo un "manantial" y un "curso internacional".

"Las aguas surgen, emanan de manantiales que están en territorio boliviano, pero toman un curso y van hacia la frontera de Chile. O sea, son manantiales, pero también es un curso de agua internacional", subrayó Mayta en rueda de prensa desde La Haya.

En el Silala, remarcó, "las aguas discurren por unas canalizaciones artificiales y la corte ha considerado que Bolivia, en función de las propias declaraciones de Chile a lo largo del proceso, tiene el derecho de desmantelarlas cuando considere oportuno" para reponer sus humedales".

CAUDAL

El abogado constitucionalista Víctor Hugo Chávez concluyó que Bolivia y Chile ya estaban de acuerdo en que las aguas del Silala eran parte de un río internacional.

Chávez señaló que, como ahora ya está definido que el Silala es un curso de río internacional, “Bolivia no puede disminuir el volumen de agua, no le podemos quitar ni una gota de agua”.