Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:35

BoA se reactiva y asume tres acciones frente al daño económico por la pandemia

La aerolínea estatal retornó a los estándares que se tenían hasta 2018
 
Imagen referencial de un avión de BOA. Viceministerio de Comunicación
Imagen referencial de un avión de BOA. Viceministerio de Comunicación
BoA se reactiva y asume tres acciones frente al daño económico por la pandemia

El gerente de Boliviana de Aviación (BoA), Ronald Casso, informó de las tres acciones que se asumen frente al daño económico que dejó la pandemia del coronavirus COVID-19. 

A su vez, aclaró que la crisis comenzó antes, con las acciones que asumió el gobierno de Jeanine Áñez en desmedro de la empresa estatal.

“La empresa ha sido golpeada muy fuerte por la pandemia, como es la realidad de prácticamente todas las aerolíneas en el mundo, pero en realidad hay que puntualizar también que el daño a BoA empezó antes de la pandemia porque ya se tomaron acciones direccionadas con una intencionalidad clara de hacerle daño financiero, de beneficiar a empresas privadas”, señaló, según ABI.

Dijo también que aunque la recuperación de la deuda que arrastra la empresa estatal demorará aproximadamente dos años, es decir hasta finales de 2022, ya se iniciaron algunas acciones urgentes para volver a ser sostenible y rentable.

Se refirió al ajuste de los itinerarios para tener ingresos, al igual que operaciones especiales. Se trata de vuelos chárter “destinados especialmente a sostener la operación y cumplir con los trabajadores.

Una tercera medida es la recuperación de todos los destinos nacionales, a excepción de Uyuni, “que ha sido suprimido en la anterior administración”.

Casso informó, por otro lado, que con mucho esfuerzo, el servicio que brinda la aerolínea estatal retornó a los estándares que se tenían hasta 2018.

“BoA es y debe seguir siendo un instrumento principal del Estado boliviano para servir a su población”, manifestó.

LA SITUACIÓN Haciendo una comparativa, detalló que para 2018 la aerolínea tenía un total de 22 aviones en vuelo; mientras que en la actualidad esa cantidad de naves se redujo a 15. 

“De esos 22 aviones, dos han sido devueltos y cinco están en proceso de mantenimiento, sin operar”, remarcó.

Reiteró que en Bolivia, la administración de la aeronáutica fue entregada a empresas privadas, “lo que refleja la intencionalidad del gobierno de facto de generar un daño a BoA”.

Tras la recuperación de la administración de la empresa estatal, Casso informó que se tiene una deuda acumulada de corto plazo que asciende aproximadamente a $us 43 millones, además de aeronaves en tierra y anuncios legales por endeudamiento.