Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 22:49

Un beso y una vacuna reviven al Pepino para iniciar el Carnaval de La Paz

El Pepino, que es una versión andina de los arlequines de las cortes europeas, permaneció "enterrado" desde hace dos carnavales a causa de la pandemia.
 
Pepino, personaje principal del carnaval paceño, participa en el acto del "Desentierro del Pepino" hoy, en el Carnaval de La Paz (Bolivia). EFE/ Martìn Alipaz
Pepino, personaje principal del carnaval paceño, participa en el acto del "Desentierro del Pepino" hoy, en el Carnaval de La Paz (Bolivia). EFE/ Martìn Alipaz
Un beso y una vacuna reviven al Pepino para iniciar el Carnaval de La Paz
Una vacuna triple contra la COVID-19 y el beso de una reina de belleza revivieron este domingo al travieso Pepino, el personaje central del carnaval de La Paz, en un acto simbólico que dio inicio a las celebraciones precarnavaleras.

La plaza Alonso de Mendoza, en el centro histórico de La Paz, fue el lugar elegido para el "Desentierro del Pepino" con la participación de autoridades municipales y decenas de cholitas paceñas y Ch'utas, otros dos personajes característicos de la ciudad y su carnaval.

"Estamos abriendo el calendario del carnaval con el tradicional 'Desentierro del Pepino'. Es una actividad muy tradicional que marca el inicio del carnaval", dijo a Efe el secretario Municipal de Culturas, Rodney Miranda.

Este año, la Alcaldía decidió realizar la fiesta por el buen nivel de vacunación alcanzado en el municipio, según han destacado sus autoridades.

El Pepino representa la picardía, la alegría y el desenfreno característicos del carnaval, mientras que el Ch'uta y la Cholita introducen costumbres aimaras en la fiesta, como el agradecimiento a la Pachamama o Madre Tierra por sus frutos, una tradición arraigada en el occidente.

Estos tres personajes fueron los protagonistas del acto liderado por el alcalde de La Paz, Iván Arias, junto a la reina del carnaval de la oriental Santa Cruz, Dayana Molina, invitada en señal de unidad y hermanamiento entre ambas ciudades.

ACTO SIMBÓLICO

En un lugar del Museo Tambo Quirquincho que da hacia la plaza se colocó el féretro donde se encontraba el Pepino y se decoró el frontis con gigantografías que emulaban un mausoleo.

Luego Arias y algunos representantes de las comparsas del carnaval paceño sacaron el ataúd y lo llevaron en procesión por tres paradas donde lo lloraron los Ch'utas y también las "viudas" del Pepino, unas cholitas que llevaban velos negros y le pedían, entre llantos simulados, que volviera a la vida.

La procesión dio la vuelta la plaza y terminó en una tarima donde fue colocado el cajón y allí se le unieron algunas cholitas, Ch'utas y el humorista Daniel Gonzales, vestido de obrero, quienes instaban al Pepino a despertar.

Primero hubo una emulación de rituales con plantas medicinales y sahumerios practicados por Gonzales y por el maestro kallawaya (médico indígena, en aimara) Ch'uta Chukuta.

"Sartam, sartam Pepino", fue la frase en aimara con que el Ch'uta Chukuta invitó al personaje a salir del cajón, pero como seguía sin moverse, Gonzales le colocó una triple vacuna anticovid con una enorme jeringa hecha de cartulina y plástico.

Finalmente, el picaresco personaje despertó de un salto con un beso de la soberana del carnaval cruceño.

Vestido con una careta y una especie de mono bicolor con encajes, el Pepino también lució orgulloso un enorme carné de vacunación que le colgaron del cuello.

Las autoridades le entregaron tres llaves, una amarilla para la alegría, una verde para celebrar con responsabilidad y una roja para preservar la salud durante los festejos.

Luego se desató la fiesta al ritmo de alegres tonadas características del Carnaval paceño interpretadas por la Banda Municipal "Eduardo Caba".

CARNAVAL PACEÑO

La Paz celebra su Carnaval tras un reciente análisis del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) sobre la situación de la pandemia en la ciudad.

La condición es que no se descuiden las medidas de bioseguridad, como el uso de mascarillas quirúrgicas o máscaras plásticas que cubran todo el rostro y emplear constantemente desinfectantes.

En las próximas semanas habrá otras actividades carnavaleras, "entre presenciales, semipresenciales, híbridas y virtuales" que marcarán un "antes y un después en las culturas de La Paz" tras el "encierro" en los dos últimos años por la pandemia, dijo Miranda a Efe.

"Nos hemos propuesto la reactivación del sector cultural y esto también conlleva la reactivación del sector económico. Estamos trabajando para ello, nos hemos cuidado, eso está permitiendo que tengamos esas actividades, así que exhortamos a la población a no bajar la guardia y disfrutemos un carnaval bioseguro", agregó.

Entre las actividades anunciadas hay exposiciones, la presentación de producción musical y los tradicionales desfiles callejeros folclóricos y de disfraces, menos el de niños que se solía realizar durante el sábado de carnaval.

También está previsto el "Carnaval sin Alcohol", con la participación de más de medio centenar de danzarines que interpretarán bailes tradicionales de esta festividad en todas las regiones bolivianas.

Una vez concluido el carnaval, el Pepino volverá a ser enterrado en el Domingo de Tentación.