Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 01 de diciembre de 2022
  • Actualizado 19:02

Con 'batalla campal', cocaleros toman mercado paralelo en La Paz

Los productores de la hoja de coca prendieron fuego al interior de las instalaciones que se encuentran lideradas por Arnold Alanez.
Toma del mercado paralelo de coca en Villa El Carmen. APG
Toma del mercado paralelo de coca en Villa El Carmen. APG
Con 'batalla campal', cocaleros toman mercado paralelo en La Paz

Luego de más de un mes de conflicto y varios intentos de diálogo fallidos, la masiva marcha de cocaleros de los Yungas logró tomar las instalaciones del mercado paralelo de coca de Villa El Carmen, liderado por Arnold Alanez, luego de haber rebasado a la Policía.

Fue poco después del mediodía de este jueves que al menos 15 mil productores de la hoja de coca de Nor y Sud Yungas llegaron hasta La Paz, en una masiva marcha que partió desde Chulumani el pasado domingo.

La marcha se realizaba de manera pacífica hasta que atravesó la avenida adyacente al mercado paralelo. Si bien había un cerco policial, éste tuvo que abrirse ante la magnitud de la manifestación.

Los cocaleros ingresaron hasta puertas del mercado paralelo, instalado en un edificio que funcionaba como colegio, y empezaron con la detonación de explosivos.

Si bien en un inicio había resistencia desde el interior del mercado paralelo, las personas que defendían el mismo salieron del interior, algunas agarrando banderas blancas.

Así, los marchistas ingresaron al edificio. Sacaron los taques de coca que había al interior y prendieron fuego.

Al grito de “sí se pudo”, festejaron la toma del mercado. También hubo pedidos de renuncia del ministro de Desarrollo Rural.

También se registraron agresiones a presuntos infiltrados, a quienes acusaban de promover la violencia.

Los cocaleros que lograron la toma son liderados por Freddy Machicado y defienden al mercado de Villa Fátima como el único legal en La Paz. Acusan al Gobierno de proteger al dirigente Arnold Alanez por una afinidad política.

RESOLUCIÓN

En horas de la tarde, se reunieron en Asamblea y emitieron una resolución de 10 puntos, entre los cuales exigieron el reconocimiento por decreto del mercado de Villa Fátima y que se destituya a los ministros de Desarrollo Rural y de Gobierno.

Los cocaleros que se movilizaron defienden al mercado de Villa Fátima como el único legal reconocido por la Ley 906, y rechazaron el que abrió Arnold Alanez en Villa El Carmen, al considerar que era ilegal y protegido por el Gobierno debido a una afinidad política.

El primer punto de su resolución es que se disponga un decreto supremo en el que se reconozca como “único mercado legal de coca” al de Villa Fátima.   

En el segundo punto se exigió al Gobierno que no se persiga a los dirigentes y socios que participaron en la marcha que salió el domingo de Yungas y que derivó en la toma de este jueves.

En tercer lugar, se exigió la destitución de los ministros Remmy Gonzales y Eduardo Del Castillo, a quienes consideran responsables de la represión de las movilizaciones y el incumplimiento a un acuerdo y la Ley General de Coca que sólo reconoce un mercado en La Paz.

También los cocaleros pidieron que no se disponga por ningún motivo la apertura de ningún mercado de coca paralelo, 

El quinto punto es la liberación inmediata de cocaleros que fueron detenidos en el conflicto y su sobreseimiento.

En otros puntos, los cocaleros de Adepcoca solicitaron erradicar cultivos en zonas rojas, la instauración de un proceso penal contra Arnold Alanez, que el Gobierno se haga cargo de los gastos médicos de los heridos y de los daños a la Adepcoca, además de respetar el talonario que emiten las regionales que están bajo la dirigencia de Freddy Machicado.

Advirtieron que si no se atiende las demandas, se continuará con el estado de emergencia y masificarán las movilizaciones.

El presidente de Adepcoca, Freddy Machicado, manifestó que las autoridades gubernamentales fueron ciegas ante sus pedidos, pero los cocaleros se movilizaron pro dignidad.

También planteó la revocatoria de diputados “mancagastos” que no ofrecen beneficio al sector.