Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 11:42

Autoridades ordenan prioridades y se acercan a Arce para trabajar

Gobernadores y alcaldes fueron posesionados ayer y ya se preparan para hacer frente a la pandemia del coronavirus COVID-19 y cumplir sus promesas electorales. 

La posesión de Luis Fernando Camacho, Eva Copa, Iván Arias y Santos Quispe. APG-EFE
La posesión de Luis Fernando Camacho, Eva Copa, Iván Arias y Santos Quispe. APG-EFE
Autoridades ordenan prioridades y se acercan a Arce para trabajar

Autoridades departamentales y municipales asumieron ayer sus cargos y dieron señales de acercamiento al gobierno del presidente Luis Arce. Asimismo, comenzaron a ordenar sus prioridades, entre ellas la salud y el empleo.

Durante el acto de posesión, algunos llamaron a la reconciliación y a trabajar de manera conjunta.

Los vencedores de las elecciones subnacionales celebraron este día con sus militantes y también hicieron un recorrido por diferentes calles de sus ciudades. También se mostraron preocupados por las deudas que deben encarar de la anterior gestión. 

En el departamento de Santa Cruz, sus autoridades, el gobernador Luis Fernando Camacho y el alcalde Jhonny Fernández, coincidieron en resaltar la importancia de un trabajo coordinado con el Gobierno nacional, el respeto a las leyes y los derechos humanos.

En El Alto, la alcaldesa, Eva Copa busca una alianza con todos los sectores y convoca a la unidad y la reconciliación.

Entre tanto, en La Paz, el gobernador Santos Quispe y el alcalde Iván Arias ven la manera de superar la crisis económica que enfrentan. La primera acción será gestionar auditorías.  

SANTA CRUZ

En su primer discurso, Camacho pidió al presidente dejar la “persecución política” y le ofreció trabajar juntos.

“Al presidente Arce le digo que deje la persecución, que respete la libertad de todos. Presidente tiene una responsabilidad enorme con Bolivia, la pandemia y la crisis económica nos azotan fuertemente, en usted está la decisión. Yo le ofrezco como gobernador que trabajemos juntos”, dijo en el acto realizado en la Asamblea Departamental.

Además, el ex líder cívico y excandidato a la presidencia, recordó que los servidores públicos son “empleados del pueblo” y deben cumplir su mandato sin revanchismo. A su vez, advirtió que defenderá al departamento y si se continúa con el amedrentamiento.

“Si no cambia la actitud hacia Santa Cruz, si continúa con el amedrentamiento y la persecución, si nos siguen lastimando con medidas económicas que nos asfixian, lo único que nos queda es defendernos y usted sabe que lo sabemos hacer y lo hacemos muy bien”, agregó.

Por otro lado, adelantó que en su gestión se trabajará contra el avasallamiento de tierras con fines políticos, además de la recuperación de las autonomías con miras al federalismo, y para lograr un censo inmediato y un pacto fiscal.

Fernández, a su turno, dijo que es hora de reconciliación y llamó al Gobierno central a “trabajar de la mano con respeto a la ley, la Constitución y los derechos humanos”.

A su vez, adelantó que cumplirá con sus promesas electorales, entre ellas la vacunación masiva en escuelas, el bono de Bs 350 y tabletas para estudiantes y administración en línea. Otra de sus primeras medidas será una auditoría a la gestión anterior.

EL ALTO

En medio de una multitud de seguidores, Copa fue posesionada y comprometió un trabajo 24/7 por su ciudad, que incluirá, principalmente, la vacunación, la educación y la creación de empleos.

A su vez, convocó a los concejales del Movimiento Al Socialismo (MAS), su expartido, a sumarse a trabajar por la transformación y el desarrollo.

Cree que es momento de despojarse de los colores políticos.

La expresidenta del Senado, anunció una alianza con todos los sectores y convocó a la unidad y la reconciliación.

Copa, que logró el apoyo del 68.7% de los alteños en los comicios, explicó, según ERBOL, que hará una agenda de visitas a los diferentes distritos y hablará con los vecinos.

Recordó que durante la campaña electoral atravesó difamaciones y guerra sucia, sin embargo, pese a ello, logró obtener la victoria en las justas electorales.

Quispe y Arias listos para encarar deudas

Las nuevas autoridades de La Paz, el gobernador, Santos Quispe, y el alcalde Iván Arias, juraron y coincidieron en la necesidad de llevar adelante auditorías ante las deudas que deben encarar en su gestión.

Quispe juró con los puños en alto y Arias paseó por la ciudad en un auto eléctrico rodeado de simpatizantes.

El hijo del Mallku dijo estar dispuesto a reunirse con el presidente Luis Arce y el vicepresidente David Choquehuanca, además de otros alcaldes. Enfatizó que no se cerrará a hablar con otras autoridades y llamó a que se termine la discriminación por diferencias políticas de izquierda y derecha.

También alertó que el retraso en su posesión se debe a que el MAS intentó boicotear el acto, pero luego de un cuarto intermedio pudo hacer su juramento. Poco después informó de una deuda superior a Bs 180 millones, lo que considera un presupuesto reducido respecto a anteriores gestiones.

Por otro lado, el nuevo Gobernador manifestó que ingresa al cargo junto al “ajayu” de su padre Felipe Quispe, de quien llevará su imagen en las instituciones.

También juró el exministro de Obras Públicas, también conocido como “negro Arias”.

“Hoy me gradúo de alcalde”, dijo después de pasearse en un vehículo eléctrico marca Quantum.

Se convierte en la 135 autoridad del municipio de la historia de La Paz, desde que se instituyó en la época republicana esta función administrativa del Estado, en 1839 con Juan Ruiz de Sorzano.

Dijo sentirse entusiasmado por asumir un nuevo reto y anticipó que durante su gestión tendrá “entrega” y “pasión” por la ciudad.

“Para mí es una nueva etapa después de 27 años de haber trabajado en temas municipales y de haber iniciado la participación popular. Soy el autor de la municipalización del país y hoy me gradúo de alcalde”, sostuvo.

Dice que debe enfrentar una deuda flotante de más de Bs 500 millones.