Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 03:35

Arranca paro médico contra Ley Sanitaria y Gobierno pide diálogo

La promulgación de la norma, el miércoles, deja al país sin atención en los hospitales y clínicas desde hoy y hasta fin de mes. La COB se enfoca en elaborar el reglamento.

En el Hospital de La Mujer de La Paz se alistan para acatar el paro indefinido. APG
En el Hospital de La Mujer de La Paz se alistan para acatar el paro indefinido. APG
Arranca paro médico contra Ley Sanitaria y Gobierno pide diálogo

Los médicos del país anunciaron para hoy el inicio del paro indefinido movilizado, que se extenderá hasta fin de mes, pidiendo la abrogación de la Ley de Emergencia Sanitaria, promulgada el miércoles por el presidente Luis Arce, por considerarla anticonstitucional.

Desde el Gobierno, convocaron al diálogo al sector de los profesionales de salud así como a participar de la elaboración del reglamento de la norma. Entre tanto, la Central Obrera Boliviana (COB) confirmó el inicio de la redacción del documento que se tiene previsto concluirlo en menos de 30 días para su puesta en vigencia.

Por otro lado, el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) convocó para este 21 de febrero, a las 19:00 horas, a un cacerolazo en contra de esta norma y el decreto de amnistía e indulto que impulsa el MAS. 

Este domingo se recuerdan cinco años del referéndum donde se rechazó la reforma constitucional para habilitar una nueva repostulación presidencial.

CONFLICTO

Los galenos encaran un tercer conflicto con el Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) en los últimos años. El primero fue por una ley que establecía sanciones con penas de cárcel por mala praxis y una segunda, en demanda de institucionalización de cargos.

Desde el Consejo Nacional de Salud (Conasa), que aglutina a los colegios médicos, odontólogos, enfermería, trabajadores de salud y otros sectores vinculados a esta área, aclararon que se mantendrán y reforzarán los servicios de emergencia hasta el 28 de febrero.

El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Cleto Cáceres, dijo que se determinó iniciar la medida de presión “ante la falta de convocatoria” de parte del Gobierno para dialogar antes de la promulgación de la norma y realizar modificaciones.

Poco antes del anuncio del paro, el ministro de Salud y Deportes, Jeyson Auza, apeló a la “razonabilidad” de los médicos y los invitó a que formen parte de la reglamentación. Más tarde, la misma autoridad los convocó al diálogo a tiempo de recordar que en una reunión anterior lograron concretar las modificaciones a tres artículos que cuestionaban.

UN REGLAMENTO

En las próximas horas, la COB formará parte del trabajo de reglamentación.

“Si bien no somos profesionales en salud, pero tenemos trabajadores en el sistema público, tenemos trabajadores dentro de la seguridad social y que conocen el tema de salud, porque el problema de salud es integral”, afirmó el secretario ejecutivo del ente matriz de los trabajadores, Juan Carlos Huarachi.

El presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, dijo, según ABI, que serán bienvenidos a participar en la redacción todos aquellos que estén preocupados por la salud y la pandemia.

La directora de Gestión Nacional del Sistema Único de Salud, María Bolivia Rothe, calificó de político y defensor de intereses particulares al paro anunciado por sectores de médicos, mientras el Gobierno alista la vacunación masiva contra el coronavirus COVID-19 con la habilitación de 4.123 centros de salud y brigadas móviles.

Desde la Defensoría del Pueblo rechazaron el paro médico que organiza el Conasa ante la promulgación de la Ley de Emergencia Sanitaria y pidieron a este ente sustentar las medidas de presión anunciadas y que “las protestas que protagonizan estén enmarcadas en la Sentencia Constitucional 0326/2019 –S2”, se lee en parte de un pronunciamiento de la institución defensora de derechos humanos. 

El presidente del Senado, Andrónico Rodríguez, calificó como inconcebible el anuncio de paro en plena crisis de salud y apeló a la conciencia de los galenos que rechazan la norma.