Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 29 de noviembre de 2021
  • Actualizado 11:30

Arce en el wiphalazo: “Si no quieren respetar las urnas, nos vamos a hacer respetar en las calles”

"Ayer nuevamente los cívicos, la derecha golpista asesina convoca a paros, convoca nuevamente a que en las calles se maltrate a la gente", lamentó el Jefe de Estado, pero felicitó al pueblo por elegir trabajar y no parar.

El presidente Luis Arce, durante su discurso en el wiphalazo en Cochabamba. Noe Portugal.
El presidente Luis Arce, durante su discurso en el wiphalazo en Cochabamba. Noe Portugal.
Arce en el wiphalazo: “Si no quieren respetar las urnas, nos vamos a hacer respetar en las calles”

El presidente Luis Arce, durante el “wiphalazo” en la plaza San Sebastian para desagraviar el símbolo patrio, advirtió a la oposición que si no quiere respetar los resultados de las elecciones, en las que ganó con más del 55% de lo votación, el MAS se va a hacer respetar en las calles.

El Primer Mandatario participó junto a Evo Morales y otros dirigentes del MAS del “wiphalazo” en Cochabamba, donde cuestionó las acciones de los cívicos opositores.

"No quieren respetar nuestro triunfo, lo que no ganan en las urnas quieren ganarlo a través de otros mecanismos antidemocráticos (...) Tenemos un pueblo popular que hará defender su voto en las calles, si no quieren respetar en las urnas nos vamos a hacer respetar en las calles", aseveró el Presidente.

Arce, en ese sentido, reprochó el paro cívico del pasado lunes 11 de octubre, medida que, dijo, fue impulsada por la "derecha golpista asesina".

"Ayer nuevamente los cívicos, la derecha golpista asesina convoca a paros, convoca nuevamente a que en las calles se maltrate a la gente", lamentó el Jefe de Estado, pero felicitó al pueblo por elegir trabajar y no parar.

"Ayer el pueblo boliviano, sabio como es, nos dio la señal, entre trabajar y parar el pueblo boliviano decidió trabajar en los nueve departamentos. El pueblo empieza a sentir los resultados de un Gobierno del pueblo y para el pueblo", aseveró.

Desde tempranas horas organizaciones sociales, que respaldan al Gobierno, se concentraron en la plaza San Sebastian, un evento organizado para desagraviar el símbolo patrio reconocido por la Constitución Política del Estado.

“Nuestra wiphala nos muestra el camino de la unidad, nos muestra el camino de la resistencia, de la lucha”, aseguró el mandatario en una masiva concentración en Cochabamba.

La wiphala es un símbolo sagrado y ancestral. Identifica el sistema comunitario basado en la equidad, la igualdad, la armonía, la solidaridad y la reciprocidad. También, se convirtió en un emblema de la resistencia de los pueblos indígena originario; no sólo en Bolivia, sino del continente en la historia contemporánea.

“Esta lucha por la wiphala, esta lucha de reivindicación de nuestros pueblos originarios no es más, hoy, que la lucha por la democracia, por el respeto de las mayorías del país”, indicó.

“¡La wiphala, hermanas y hermanos, se respeta!”, aseveró acompañado por organizaciones sociales que se dieron cita para respaldar al Gobierno nacional.