Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 04:50

Arce lamenta que OEA no se haya pronunciado sobre "crímenes de lesa humanidad"

El candidato del MAS, en ese sentido, aseveró que en el país "hace meses hay especulación de precios y escasez hasta de medicamentos genéricos como la aspirina, y hoy también escasea el gas.

Luis Arce, candidato a la presidencia por el MAS. ARCHIVO
Luis Arce, candidato a la presidencia por el MAS. ARCHIVO
Arce lamenta que OEA no se haya pronunciado sobre "crímenes de lesa humanidad"

El candidato a la presidencia por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, lamentó hoy que la Organización de Estados Americanos (OEA) no se pronuncie sobre los "crímenes de lesa humanidad" que, según él, cometió el actual Gobierno transitorio boliviano.

"Lamentamos que la Secretaría General de la OEA no se pronuncie sobre los crímenes de lesa humanidad del gobierno de facto de Bolivia, masacres, actos de corrupción en la compra de respiradores, falta de pruebas, oxígeno, medicamentos y equipos de bioseguridad" (sic), reclamó Arce a través de su cuenta de Twitter.

El candidato del MAS, en ese sentido, aseveró que en el país "hace meses hay especulación de precios y escasez hasta de medicamentos genéricos como la aspirina, y hoy también escasea el gas. Lo que hay en abundancia son filas interminables en las farmacias y en los bancos, que ponen en riesgo la vida de las personas adultas mayores".

"Casi un año que padecemos la pésima gestión de un gobierno prorroguista por el que Bolivia no votó y que atenta contra la vida, salud, educación, economía y la democracia. El pueblo está librado a su suerte frente a la pandemia, el hambre y la represión", complementó Arce.

El reclamo de Arce llega poca horas después de que la canciller del Estado, Karen Longaric, interviniera ante el Consejo Permanente de la OEA y pidiera a la comunidad internacional censurar las "violentas manifestaciones" que, según el Gobierno, son lideradas por el ex presidente Evo Morales, y que se viven en el país en rechazo a una nueva postergación de las elecciones.