Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 18:23

Arce denuncia sabotaje y Evo califica de desastre la gestión

Carlos Mesa, líder de Comunidad Ciudadana, señaló que se debe buscar la alternancia política. El actual Mandatario apuesta por la unidad del pueblo y por la defensa del proceso de cambio.
El presidente Luis Arce, cuando se dirigía a la Asamblea Legislativa Plurinacional./ ABI
El presidente Luis Arce, cuando se dirigía a la Asamblea Legislativa Plurinacional./ ABI
Arce denuncia sabotaje y Evo califica de desastre la gestión

En su informe de gestión ante la Asamblea Legislativa, el presidente Luis Arce denunció sabotajes en contra suya y de su gobierno, sin embargo, aseguró que enfrentará los desafíos “con valentía” para brindar bienestar a las bolivianas y bolivianos.

“Hay quienes apuestan a la guerra híbrida contra el gobierno. Sé, incluso, que puede que aumenten los sabotajes en contra de mi persona y nuestro gobierno, pero de la misma manera estoy seguro de que estamos cansados de la confrontación entre bolivianas y bolivianos, de quienes siembran odio y violencia, de quienes sueñan con nuevos golpes de Estado y acortamientos de mandato. El pueblo quiere trabajar en paz”, dijo.

Por su parte, el jefe nacional del MAS, Evo Morales, criticó al Gobierno de Luis Arce, quien este miércoles inició el cuarto año de gestión.

En criterio del exmandatario, la gestión de Arce es un “rotundo fracaso”, que trata de evadir su responsabilidad, además de que es culpable de la “crisis económica, política, judicial y de seguridad”.    

Según Morales, el presidente Arce quiere atribuir el fracaso de su gestión a la Dirección Nacional del MAS-IPSP, a diputados y senadores y a las organizaciones sociales, argumentando factores desestabilizadores internos y externos.

“El cojo quiere echarle la culpa al empedrado”, afirmó Morales en redes sociales. 

Morales denunció que, en lugar de trabajar contra la crisis económica, el Gobierno se ocupa de mentir, pagar para propaganda política e “imaginar la existencia de fantasmas políticos desestabilizadores”.  

A su turno, el expresidente Carlos Mesa afirmó que la construcción de una opción alternativa pasa por “desmontar el aparato dictatorial vigente” liderado por el jefe nacional del MAS, Evo Morales, y el mandatario Luis Arce.   

La tarea, desde la oposición, según dijo, es “mostrar claridad ante el control arbitrario de todos los órganos del Estado a manos de quienes detentan el Gobierno desde hace 17 años, a partir de una acción legislativa realista y comprometida con los valores esenciales de la sociedad boliviana: los de la libertad, la pluralidad y el ejercicio pleno de los derechos ciudadanos individuales y colectivos”.

Por esa razón, indicó que su alianza opositora junto al apoyo de Creemos presentó a consideración de la Cámara de Senadores una agenda legislativa 2023-2024, “para romper la lógica de renovación de su directiva basada en espacios mezquinos de poder”.

ECONOMÍA

En su mensaje al país, Arce destacó los indicadores económicos y los planes de industrialización, a pesar del contexto internacional que afecta el crecimiento.

También expresó una crítica dirigida a la Justicia, en el entendido de que no satisface a la población en general, sino a aquellos que tienen “las billeteras más grandes”. Reclamó que las Elecciones Judiciales "lleguen a buen puerto" y que se produzcan sin cuoteo de por medio.

Reconoció que el país podría estar mejor, pero llamó a la población a sacar sus conclusiones analizando cómo estaba en 2020, año en que asumió la Presidencia, en relación a la actualidad.

Arce dijo que el proceso de cambio es patrimonio del pueblo boliviano, que su motor es la democracia intercultural, que se ejerce “alejada de cualquier mesianismo”.

Arce sostuvo que en estos tres años de gestión ha crecido muchísimo como persona y como gobierno. Pidió a la población que tenga confianza de que no se perderá ni mareará con el poder, sino trabajará con humildad.

“En los próximos años enfrentaremos nuevos desafíos a los que haremos frente, con la misma valentía que nos ha caracterizado. No escatimaremos en continuar fortaleciendo nuestra economía, la democracia”, aseveró.

Arce, casi al finalizar su discurso, parafraseó a Marcelo Quiroga Santa Cruz, el fundador del Partido Socialista 1 y asesinado en el golpe de Estado de 1980, a quien calificó como “un gran pensador y político boliviano”.

“Sabemos que más pronto que tarde se cobrarán esto que estamos haciendo. Estamos dispuestos a pagar ese precio. Siempre estuvimos dispuestos. Jamás vamos a rehuir el peligro (...)”, exclamó.

Por último, y con emoción, el Mandatario reiteró su frase del Cabildo que se realizó en El Alto: “Ni cobardes ni traidores”.