Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 03 de agosto de 2021
  • Actualizado 17:01

Apuntan a Lizárraga y hablan de ‘mini-gabinete’ con Áñez y Murillo

Exministros dieron nuevos detalles sobre la gestión de la expresidenta, la compra de gases y el préstamo de Ecuador también alcanzan a Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Goni.
La exministra de Comunicación, Roxana Lizárraga y el ex hombre fuerte de Goni, Carlos Sánchez Berzaín. ARCHIVO
La exministra de Comunicación, Roxana Lizárraga y el ex hombre fuerte de Goni, Carlos Sánchez Berzaín. ARCHIVO
Apuntan a Lizárraga y hablan de ‘mini-gabinete’ con Áñez y Murillo

Los exministros de Minería y Desarrollo Rural, Carlos Fernando Huallpa y Mauricio Samuel Ordoñez, respectivamente, brindaron ayer sus declaraciones informativas en la Fiscalía, donde revelaron detalles sobre el manejo de la gestión de la expresidenta Jeanine Áñez, así como el préstamo de los gases lacrimógenos y municiones de Ecuador. 

Fueron convocados como testigos para responder por la firma de decretos para autorizar y disponer del presupuesto para la compra de estos materiales, cuya adquisición resultó en hechos irregulares del exministro de Gobierno, Arturo Murillo, detenido en EEUU por presunto soborno y lavado de dinero.

Las exautoridades se refirieron a la participación de la exministra Roxana Lizárraga junto a Carlos Sánchez Berzaín, exministro de Goni, en las gestiones con el país vecino, en 2019.

También revelaron que había un “mini-gabinete” que definía temas clave y donde estaban además de la exmandataria, Murillo y los exministros Fernando López y Yerko Núñez, éste último también citado para declarar, pero no se presentó. Anteriormente se declaró en la clandestinidad y se presume estaría en Brasil.

PRÉSTAMO

Ordoñez, según su declaración, explicó que cuando la convulsión social era alta e incluso habían tomado trascendencia las protestas alrededor de la planta de Senkata, en La Paz, Lizárraga se retiró durante unos minutos de la reunión para realizar una llamada telefónica y luego avisó que había conseguido los gases lacrimógenos de Ecuador.

Reveló, según ABI, que fue Sánchez Berzaín, desde EEUU, quien hizo las gestiones.

“Asunto arreglado, ya hablé con Carlos Sánchez Berzaín y él hará las gestiones ante Ecuador para que nos envíe los agentes químicos que necesitamos’”, relató Ordóñez, según la versión web de La Razón que citó al portal Detrás de la Verdad.

Continúa señalando que, luego de un debate, Áñez, Lizárraga, Murillo y López salieron de la sala con el alto mando policial y militar para conocer cuál era el requerimiento y al volver informan que se debía enviar un avión de la Fuerza Aérea Boliviana lo antes posible para el recojo. 

Fueron 5.500 granadas más 2.949 proyectiles.

Para el exasambleísta Gustavo Torrico, citado por ABI, en estas gestiones participaron personas de mucho peso político y relacionamiento internacional por lo que Lizárraga es un “piojo tuerto” en esto.

La extitular de Comunicación negó las acusaciones en su contra “como parte de la propaganda que trata de lavar la cara del gran fraude 2019” y pone en duda que Ordoñez se haya “prestado a semejante mentira”.

GABINETE

Por su parte, Huallpa fue directo contra Murillo y López, asegurando que ambos fueron los que ejecutaron los tres decretos en cuestión y no así el resto del Ejecutivo.

Declaró, citado por ERBOL, que existía un “mini-gabinete” de “unos cuantos” y que se reunían muy aparte del resto de los ministros.

El exministro de Minería señaló que la adquisición se autorizó a solicitud del Ministerio de Gobierno y que el gabinete firmó los decretos de “buena fe”, pero lamentó el mal manejo que hizo Murillo dañando al país.

“Como exministros nunca hemos pensado que iba a suceder esto”, añadió.

También indicó que entonces era una necesidad la adquisición de los agentes químicos y que los decretos pasaron la revisión de instancias como la Udape (Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas) ya que el procedimiento se hizo en el marco de la Ley 400, emitida por Evo Morales, la cual habilita al Ministerio de Defensa que adquiera de manera directa materiales bélicos y relacionados en casos de amenaza a la seguridad del Estado.

“No solo fue en el gobierno de Áñez, anteriores ministros y gobiernos han hecho la adquisición, porque es una necesidad del Ministerio de Gobierno y Defensa”, sostuvo.