Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

ALGUNAS INSTANCIAS PIDEN QUE SE REALICE EN 2023, COMO MÁXIMO

Aplazamiento de Censo provoca protestas y pedidos de procesos

Las instituciones de Santa Cruz expresaron su rechazo a la postergación. La Federación de Asociaciones Municipales destacaron que se haya aplazado hasta 2024.
Una madre de familia responde las preguntas de una encuestadora en un Censo anterior.    ARCHIVO
Una madre de familia responde las preguntas de una encuestadora en un Censo anterior. ARCHIVO
Aplazamiento de Censo provoca protestas y pedidos de procesos

La determinación de aplazar la realización del Censo Nacional de Población y Vivienda provocó en el país protestas y advertencias de movilizaciones, especialmente en Santa Cruz, mientras que algunos sectores expresaron su acuerdo con esta medida, pero sugirieron que la actividad se realice como máximo en 2023.

Instituciones de Santa Cruz rechazaron ayer la postergación del Censo que debía realizarse este próximo 16 de noviembre, y pidieron procesos penales contra los "responsables" técnicos y políticos de esa decisión, reportó EFE.

La declaración se efectuó luego de una reunión a la que asistieron los representantes de la Gobernación, como el gobernador cruceño y líder opositor, Luis Fernando Camacho, la Alcaldía, la estatal Universidad Autónoma Gabriel René Moreno (Uagrm) y dirigentes cívicos de la región.

"Repudiamos enérgicamente la postergación del Censo propuesta sin los argumentos técnicos y jurídicos" y exigimos "procesos penales por incumplimiento de deberes a los responsables políticos y técnicos", indicó la resolución leída por el rector de la Uagrm, Vicente Cuéllar.

Este martes, el Consejo Nacional de Autonomías, conformado por autoridades del Ejecutivo Nacional, gobernaciones y municipios, aunque sin la presencia del gobernador Camacho, recomendó la postergación de la encuesta hasta mayo o junio de 2024.

La explicación fue que se identificaron algunas dificultades que "afectarían el proceso censal" como la pandemia, la socialización de la boleta, la incorporación de idiomas originarios o una adecuada cartografía estadística, entre otros motivos.

El presidente Luis Arce confirmó luego que el Consejo decidió "reprogramar" para 2024 el Censo con la intención de que "sea una verdadera herramienta de planificación nacional, departamental y municipal".

Sin embargo, los representantes cruceños aseveraron ayer que el Consejo Nacional de Autonomías "no tiene competencia" para decidir sobre la postergación de la consulta y que a pesar de la explicación "no se ha conocido ningún argumento técnico" para justificar el aplazamiento.

El Gobierno fijó hace un año el 16 de noviembre de esta gestión como la jornada en que debía celebrarse el censo con una financiación de unos 68 millones de dólares y anticipó que los resultados oficiales se iban a conocer en 2023.

Otras organizaciones como el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade), que agrupa a plataformas ciudadanas de oposición, consideraron que la medida "debe ser revertida" y el censo debe realizarse "impostergablemente" el próximo año.  

El alcalde de Santa Cruz, Jhonny Fernández, envió una carta al presidente Luis Arce para pedirle una reunión de emergencia sobre la postergación del Censo, decisión, que es rechazada.

Según Fernández, citado por el portal Urgente.bo, la realización del Censo es de vital importancia para obtener datos de necesidades básicas y la condición actualizada de la población. 

Por su parte, el alcalde de La Paz, Iván Arias, propuso ayer discutir el año para la realización del Censo y planteó que se realice en 2023. Aseguró que no es necesario aplazar la consulta nacional hasta el 2024.

BUENA MEDIDA El presidente de la Federación de Asociaciones Municipales (FAM) y actual alcalde de Sucre, Enrique Leaño, destacó ayer que el Gobierno haya escuchado el pedido de las autoridades territoriales y en consenso se haya determinado reprogramar el Censo para el primer semestre de 2024.

“El Gobierno lo que ha hecho ha sido escuchar a sus entidades territoriales, ha escuchado a la gobernación, ha escuchado a las alcaldías, a las organizaciones y pueblos indígenas y a partir de eso ha cedido esta situación. De ninguna manera se podría considerar que es un fracaso del Gobierno”, indicó Leaño.

En entrevista con la Agencia Boliviana de Información (ABI), afirmó que esta solicitud se inició con el pedido de los gobernadores de Beni y Pando y posteriormente fue respaldada por todas las autoridades departamentales y territoriales, que participaron de la sesión del Consejo Nacional de Autonomías.

Destacó que con esta reprogramación se viabilizará una cartografía socializada llegando a diferentes sectores para evitar malos entendidos.