Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 07:13

Áñez vuelve a desafiar a Copa tras la censura de dos ministros

Los titulares de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Culturas y Turismo, Víctor Hugo Cárdenas, tendrían que ser destituidos por la Presidenta tras no ir a su interpelación.
 
El procurador Alberto Morales y los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Culturas y Turismo, Víctor Hugo Cárdenas. ARCHIVO
El procurador Alberto Morales y los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Culturas y Turismo, Víctor Hugo Cárdenas. ARCHIVO
Áñez vuelve a desafiar a Copa tras la censura de dos ministros

La presidenta del Estado, Jeanine Áñez, y del Senado, Eva Copa, se encuentran, una vez más, en medio de fricciones por observaciones a la gestión de las autoridades, lo que derivó ayer en la censura de los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Culturas y Turismo, Víctor Hugo Cárdenas, lo que significa que deben ser destituidos en un plazo no mayor a las 24 horas.

La Asamblea Legislativa Plurinacional anunciará hoy su decisión al Ejecutivo, que debe cumplir con el procedimiento que impone la Constitución.

Esta medida se aplica por segunda vez en la gestión de Áñez. La primera fue en marzo tras la destitución del ministro de Defensa, Luis Fernando López, quien fue restituido pocas horas después.  

La primera autoridad del país volvió a desafiar la decisión de la Asamblea de objetar a Alberto Morales como Procurador General del Estado por el incumplimiento de un requisito y tras seis días de dejar el cargo fue nuevamente posesionado.

La objeción se dio luego de que Morales, que asumió el cargo el 22 de septiembre, presentó un informe de la Unidad de Investigaciones Financieras que señalaba que se evidenciaban "movimientos económicos irregulares" y "sin justificación" en las cuentas bancarias del exministro y candidato a la presidencia del Movimiento Al Socialismo (MAS), Luis Arce.

CENSURA

Las últimas censuras en la Asamblea, con mayoría del partido azul, se dieron ayer en contra de Murillo y Cárdenas, lo que obliga a que sean apartados de su cargo, mientras se dio curso a la reprogramación de la interpelación de la ministra de Salud, Eidy Roca.

El Legislativo los citó para que informen sobre temas como la supuesta compra irregular de equipos antidisturbios para la Policía, la suspensión del año escolar y sobre la adquisición de respiradores para contener el coronavirus COVID-19 con presunto sobreprecio.

Copa mencionó que Murillo se excusó de asistir presentando una nota "injustificada", ya que refiere que debe participar en la recepción de diplomáticos que llegan a Bolivia para acompañar los comicios generales de este domingo, "cuando este es el trabajo de la Cancillería".

En tanto que Cárdenas "ha preferido un almuerzo" en su despacho en vez de cumplir un informe al Parlamento y justificarse con una nota "infundada", complementó Copa.

Murillo respondió a través de su cuenta de Twitter ante la medida y dijo que los legisladores “no tienen moral ni autoridad” para llamar a ningún funcionario público.

“Hasta que la Asamblea (del MAS) no pida perdón al pueblo boliviano por el fraude que hizo el masismo, no tiene autoridad moral para llamar a ningún funcionario”, escribió.