Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 31 de enero de 2023
  • Actualizado 12:37

Áñez inaugura en Sucre el año judicial

Se comprometió a asignar mayor presupuesto y pidió a los operadores de justicia recuperar la credibilidad y garantizar la independencia institucional.
Áñez inaugura en Sucre el año judicial

La presidenta Jeanine Áñez inauguró hoy el "Año Judicial 2020" en Sucre, sede del poder judicial.

Durante su intervención, lamentó que atraviese "una de sus mayores crisis", debido a l"a injerencia desde el poder Ejecutivo durante la presidencia de Evo Morales". Se comprometió a asignar mayor presupuesto y pidió a los operadores de justicia recuperar la credibilidad y garantizar la independencia institucional.

"Los bolivianos necesitamos volver a creer en el Órgano Judicial y para eso debemos trabajar unidos, necesitamos garantizar la independencia de este órgano, debemos ajustar las normas para dar estabilidad e institucionalidad a los jueces", dijo durante su discurso.

Lamentó que la justicia haya sido sometida a la presión de los poderes y aseguró que uno de los principales obstáculos que la justicia del país ha enfrentado y que sigue haciéndolo es la inadmisible presión de los gobernantes.

"Cuando los sistemas institucionalizados del Poder Judicial funcionan deficientemente, no sólo ponen en riesgo la gobernabilidad, sino que afecta los derechos y libertades de las personas", afirmó.

La presidenta considera que el presupuesto asignado a la justicia es muy bajo, 0.38%, y aseguró que su gobierno le dará prioridad en el primer reformulado del presupuesto. 

"El Órgano Judicial necesita alrededor de 200 millones de dólares adicionales para la creación de nuevos juzgados y construcción de infraestructura y equipamiento y así de esta manera bajar los índices de retardación de justicia y carga procesal", consideró.

La presidenta del TSJ, María Cristina Díaz, coincidió con la presidenta Añez, aseguró que el poder judicial sufrió un "avasallamiento durante años", y llamó a sus colegas a hacer un "mea culpa como punto de partida para recuperar la credibilidad".

Díaz asumió la presidencia del TSJ a mediados de noviembre luego de la renuncia de su antecesor José Antonio Revilla. La magistrada también solicitó mayor presupuesto y mejores condiciones para el Órgano Judicial y sus distintas instancias.