Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 21:37

Áñez cuestiona compra de vacuna rusa y en Tarija salen en protesta

Las gestiones para lograr la inmunización de los bolivianos provocan polémica entre las autoridades de la actual gestión y la anterior.
La vacuna rusa ya se aplica en Argentina. ARCHIVO
Áñez cuestiona compra de vacuna rusa y en Tarija salen en protesta

Luego de que el gobierno del presidente Luis Arce concretara la compra de 5.2 millones de vacunas Sputnik V, de origen ruso, surgieron cuestionamientos dirigidos a su eficiencia. En Tarija hubo una protesta y rechazo a que los bolivianos sean “ratones de laboratorio”.

La expresidenta Jeanine Añez recordó que la Organización de Naciones Unidas (ONU) ofrece dosis gratuitas mediante el mecanismo COVAX.

Añez, a través de las redes sociales, hizo referencia a una nota de prensa de Naciones Unidas en la cual se señala que Bolivia está entre los países de Latinoamérica que recibirá vacunas gratuitas del mecanismo COVAX, que fue creado para distribuir las dosis de manera equitativa.

Atribuyó a su gobierno esas gestiones y, en ese marco, cuestionó a Arce.

“¿Por qué Usted decide comprar vacunas sin pruebas de eficiencia y seguridad si Naciones Unidas ofrece REGALAR vacunas que han cumplido las 3 fases de pruebas clínicas?”, escribió.

El mecanismo COVAX es impulsado por la Organización Mundial de la Salud, con el objetivo de garantizar la distribución de las vacunas también a los países pobres.

El gobierno ya explicó que Bolivia recibirá de parte del COVAX vacunas para un 20% de la población, la primera mitad de 2021, por lo cual también se debe acudir a laboratorios para conseguir mayor cantidad de dosis.

De parte del gobierno de Luis Arce, se prevé que las vacunas rusas lleguen en un  número de 6 mil en enero, mientras que el grueso llegaría en marzo, abril y mayo.    

Áñez está en puertas de un proceso que será impulsado por el ministro de Justicia, Iván Lima, por compras realizadas durante la pandemia.

"No vamos a dejar que ningún muerto y ninguna familia afectada por la crisis en salud que hemos vivido, quede sin justicia. Todos tenemos derecho a la justicia y saber por qué sus familiares han terminado falleciendo o sin la debida atención en salud; ha sido muy triste para el país encontrar que los bolivianos morían en las puertas de los hospitales, eso no puede repetirse", declaró el titular de Justicia. 

Entre tanto, en la ciudad de Tarija, un grupo de activistas autodenominados humanistas protestaron en contra del uso de las vacunas y de los barbijos para prevenir el coronavirus COVID-19.

Con carteles y altavoces, protestaron en la plaza Principal de Tarija Luis de Fuentes y Vargas, de acuerdo con el reporte de ERBOL. 

“No podemos ser ovejas (…) es un acto criminal”, dijo Daniela Cárol, comunicadora y una de las principales representantes del movimiento.

Argumentó que al usar el barbijo todo el día estamos respirando los desechos de nuestro cuerpo. 

“Estamos en nuestro derecho de protesta, no queremos barbijos, no queremos vacuna, por salud”, manifestó la activista.

El uso de barbijo en Bolivia es obligatorio por norma. Un decreto emitido por el Presidente Arce, el año que termina, establece como obligatorio, el lavado permanente de manos, el uso del alcohol al setenta por ciento (70%) reforzado por el alcohol en gel.

La norma estipula además el distanciamiento físico, de acuerdo a los protocolos de bioseguridad y el Índice de Alerta Temprana.