Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:27

Andrónico: Es necesaria una reforma moral, política y académica desde las universidades

“La autonomía universitaria como tal se respeta (...). Aquí no tiene nada que ver el tema de modificación o eliminación de la autonomía”, afirmó el Presidente del Senado, tras los hechos trágicos de la UPEA.
El dirigente del Trópico Andrónico Rodríguez. APG
El dirigente del Trópico Andrónico Rodríguez. APG
Andrónico: Es necesaria una reforma moral, política y académica desde las universidades

El presidente de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez, afirmó hoy que las universidades públicas son autónomas porque así lo establece la Constitución Política del Estado y aseveró que “nadie está poniendo es cuestión la modificación o eliminación” de ese derecho, que es el resultado de conquistas históricas de docentes y estudiantes.

“La autonomía universitaria como tal se respeta. Creo que es necesaria una reforma moral, política y académica desde las universidades. Aquí no tiene nada que ver el tema de modificación o eliminación de la autonomía que está constitucionalizada porque es una conquista histórica y eso nadie lo puede tocar; pero, necesitamos, desde el interior de las universidades, cambiar o ajustar muchas cosas que sean necesarias”, afirmó el Presidente del Senado.

La autoridad legislativa, en ese sentido, fue enfático en señalar que “es necesario evaluar, analizar y hacer una profunda reflexión, una reforma moral, estatutaria, política, técnica y académica, pero que se realice desde el interior de los claustros universitarios y no por segundas o terceras personas o instituciones, sino como manda el procedimiento universitario”.

Señaló que esas acciones evitarían hechos como el ocurrido en la Universidad Pública de El Alto (UPEA), donde siete estudiantes universitarios perdieron la vida tras una pelea ocurrida en el quinto piso, el pasado martes.

Acotó que lo que se busca es evitar que cada elección a centros, a la FUL, a decanaturas y rectorados se convierta en una batalla campal entre estudiantes y docentes; así como también impedir que las universidades públicas se constituyan en feudos de alguna autoridad y que utilicen a estudiantes para fines políticos.

“Para evitar cobros y pagos irregulares de becas de ingreso y egreso a la universidad y para evitar que estudiantes se queden 10, 15 y 20 años (en las universidades) gastando el presupuesto de la universidad y quitando el derecho a estudiar a otros”.

Acotó que también se necesita mejorar el manejo de los recursos económicos para que se den  de manera más transparente y que sean utilizados por el bien de la comunidad estudiantil y para fines académicos, científicos y no para intereses de particulares o grupos pequeños.

“Es necesario que nuestras universidades públicas hagan ciencia y no politiquería; que formen a hombres y mujeres desde la praxis técnica y académica y que responda a la exigencia de la sociedad en estos nuevos tiempos. Las universidades públicas deben tomar la iniciativa de contribuir al desarrollo del país, preparando a profesionales de acuerdo al mercado laboral”, manifestó la autoridad.

El artículo 92 de la CPE señala que “las universidades públicas son autónomas e iguales en jerarquía. La autonomía consiste en la libre administración de sus recursos; el nombramiento de sus autoridades, su personal docente y administrativo; la elaboración y aprobación de sus estatutos, planes de estudio y presupuestos anuales; y la aceptación de legados y donaciones, así como la celebración de contratos, para realizar sus fines y sostener y perfeccionar sus institutos y facultades. Las universidades públicas podrán negociar empréstitos con garantía de sus bienes y recursos, previa aprobación legislativa”.