Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 05 de diciembre de 2020
  • Actualizado 14:10

Amazonía, Pantanal y Chiquitanía las regiones más afectadas por incendios

Fotografía de un incendio. FOTO: Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA).
Fotografía de un incendio. FOTO: Ministerio de Medio Ambiente y Agua (MMAyA).
Amazonía, Pantanal y Chiquitanía las regiones más afectadas por incendios

La Autoridad Boliviana de Bosques y Tierras (ABT), en su último reporte sobre los incendios, dio cuenta que municipios con la mayor cantidad de focos de calor han sido detectados en regiones de la Amazonia, Chiquitanía y el Pantanal boliviano.

El boletín de la ABT detalla que en el caso de la Amazonía estos focos se concentraron los municipios de Exaltación, San Ramón, Baures, Huacaraje, San Joaquín y Santa Rosa en el departamento de Beni, mientras que en el departamento de Santa Cruz, los focos de calor se han concentrado sobre todo en el pantanal boliviano, en los municipios de Puerto Suárez, Carmen Rivero Tórrez y Puerto Quijarro, además de zonas de la Chiquitanía, en los territorios de los municipios de San Matías y San Ignacio que también comparten áreas protegidas y humedales.

En los últimos días, en la semana del 10 al 16 de agosto en total se han registrado 7.584 focos de calor, según la ABT. De la cifra total, más 5.338 focos de calor (70%) se encuentran en áreas sin cobertura, quiere decir que se trata de lugares cuya vocación de uso de la tierra está destinada a la producción agropecuaria. En tanto, que más de 2.246 focos de calor (30%) se localizaron en áreas con bosques y matorrales.

En otra clasificación, mientras que un 8.0% de los focos están situados en Territorio Comunitario de Origen (TCO), un 15.0% se ubican en Áreas Protegidas (AP) y en áreas sin autorización un 70.4%. Un 6.6% están en áreas autorizadas para producir alimentos, sin embargo, estos permisos están paralizados.

En dicho periodo se han suscitado incendios de magnitud en áreas de vegetación baja, sabanas y pastizales, como las siguientes: Área Protegida San Matías, en tres eventos suman una superficie aproximada de 23.181,4 hectáreas (Ha). mientras que en Otuquis, en dos eventos alcanzan un área de alrededor de 158.513,5 Ha.

En el Municipio de San Matías los incendios se dieron en una superficie estimada de 10.239,5 Ha.  mientras que en la APN Iténez, Beni con una superficie de 1.201 Ha. Por otra parte, el área Protegida Carrasco de Cochabamba fue afectada en 1747,5 Ha.

FISCALIZACIÓN En ese sentido, la ABT afirmó que ha monitoreado y fiscalizado los 5.950 focos de calor detectados en áreas no autorizadas la pasada semana. La fiscalización satelital consiste en un procedimiento técnico de rastreo de recurrencia, persistencia, progresividad y revisión de cicatrices de quema de imágenes. 

La entidad estatal agregó que se ha identificado la identificación de 75 predios en 5 departamentos, que están siendo notificados con el inicio de proceso administrativo sancionador. 

La ABT recalcó que la medida indica que así hubiesen tramitado su permiso de quema, las mismas están suspendidas durante la vigencia de la resolución administrativa 149/2020. Por otro lado, según la normativa penal, los infractores no solo serían sometidos a multas económicas, sino también a sanciones penales con privación de libertad (de entre dos a seis años), si es que provocan incendios en las zonas de riesgo. 

Advirtió que, en caso de quienes busquen limpiar sus pastizales o chacos y causaran incendios, la privación de libertad es de dos a cuatro años. El director ejecutivo de la ABT, Victor Hugo Añez, prometió que “se aplicará la norma con toda firmeza y se sancionará de manera ejemplarizadora a los infractores”.

“El temor que se repita la devastación del 2019 sigue latente en Brasil, Bolivia y Paraguay, principalmente porque este año se ha presentado una de las peores sequías de las últimas cinco décadas tanto en el Chaco boliviano como en el Pantanal. Los niveles de agua están muy por debajo de lo esperado para esta época”, dice un informe de Mongabay Latam con respaldo de organizaciones ambientalistas bolivianas.