Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 20 de abril de 2021
  • Actualizado 19:48

Alcalde de Oruro advierte del ingreso sin control de bolivianos desde la frontera con Chile

Aguilar pide sanciones para 13 personas que, dijo, "burlaron" la vigilancia en el límite con Chile poniendo en riesgo al departamento que cumplió disciplinadamente las medidas restrictivas
migrantes chile
Migrantes bolivianos en la frontera con Chile, en Pisiga. Foto: ABI
Alcalde de Oruro advierte del ingreso sin control de bolivianos desde la frontera con Chile

El alcalde de Oruro, Saúl Aguilar, alertó que algunos bolivianos en la frontera con Chile ingresan a Bolivia clandestinamente e incluso estarían intentando llegar a pie hasta sus comunidades de origen. Teme que esto afecte a la cuarentena que vive ese departamento, donde los casos de COVID-19 no aumentaron.

Dijo que el martes pasado dos personas lograron burlar el control militar fronterizo en la población de Colchane, pero fueron atrapadas y obligadas a entrar en cuarentena.

“Varios han intentado escapar y otros han logrado su objetivo, pero fueron encontrados en proximidades de la ciudad de Oruro. Se ha tenido que tomar medidas de aislamiento estricto. En el hipotético caso de que alguno sea positivo como caso importado nos pone en un riesgo bastante severo y en un escenario de dificultad ante el trabajo de la población que ha asumido disciplinadamente las más de cuatro semanas de cuarentena”, señaló el Alcalde.

Hoy en la mañana, el gobernador de Oruro, Zenón Pizarro, informó que al margen de las dos personas retenidas hay 11 más que han esquivado y escapado desde puntos fronterizos. El ingreso desde Chile a Bolivia se realiza a partir del puesto de Pisiga (Oruro) y de Tambo Quemado (La Paz).

La Alcaldía de Oruro actúa contra el coronavirus en coordinación con la Gobernación, el Ministerio Público, las Fuerzas Armadas y la Policía. Aguilar anunció que  las personas que burlaron el control fronterizo serán controladas durante la cuarentena de 14 días, e incluso más. Pero luego de que termine ese tiempo serán sometidas a sanciones por haber atentado a la salud pública.

Aguilar explicó que ve con preocupación lo que está sucediendo en Pisiga, frontera con Chile, porque los 452 bolivianos que permanecen en la zona luego de la cuarentena deben pasar por Oruro y de ahí tomar camino hacia otros departamentos. 

Funcionarios del Servicio Departamental de Salud (SEDES) fueron hasta el límite con Chile para coordinar la aplicación de medidas sanitarias en el intento de verificar que se cumplan todos los protocolos antes del retorno de los connacionales a Bolivia.

Aguilar explicó a OPINIÓN que también le preocupa lo que ocurre en Tambo Quemado (La Paz). “Hay información que se debe confirmar, pero nos dicen que incluso hay bolivianos que están entrando a Bolivia a pie. El ingreso es no solamente por el lado de Pisiga, sino también por Tambo Quemado, por La Paz, Cochabamba y Potosí”, afirmó. 

"Como autoridades vamos a ser exigentes en la aplicación de medidas severas contra estos ciudadanos que atentan a todo un pueblo. No se puede echar por la borda el trabajo que se ha hecho en estas semanas”, agregó.

Aclaró que a los connacionales no se les puede negar el retorno a su país, pero también deben entender que se debe proteger a la población orureña.  

“Ya se ha solicitado a las instancias llamadas por ley para resolver estas dificultades. Debe actuar la Gobernación y el Ministerio Público. Los bolivianos deben volver a su país, pero lo harán tras la estricta cuarentena de 14 días e incluso más”, añadió la autoridad.


El martes pasado se registraron incidentes entre bolivianos que intentan ingresar a territorio nacional desde Chile y militares que resguardan la frontera. El alcalde de Colchane, Javier García Choque, aseveró que el enfrentamiento dejó personas heridas.

La tensión surge porque cientos de bolivianos se concentraron en la frontera pidiendo ingresar a territorio boliviano. El Gobierno de Bolivia ya permitió el fin de semana que entren 480 bolivianos para hacer cuarentena en Pisiga y anunció que los demás tendrían que esperar.

En los videos difundidos por redes sociales se observa que los bolivianos lanzaron piedras e insultaban a gritos a los militares que, armados, estaban parados en fila impidiendo su avance.