Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 16:12

Activan crédito productivo hasta 15 años, 0.5% y periodo de gracia

El Fondo inicial, aprobado por el Gobierno de Luis Arce, es de más de 911 millones de bolivianos para capital de inversión y de trabajo, destinado a pequeños, medianos y grandes productores. 
Autoridades en la presentación  del decreto en favor de la economía. APG
Autoridades en la presentación del decreto en favor de la economía. APG
Activan crédito productivo hasta 15 años, 0.5% y periodo de gracia

El presidente, Luis Arce, aprobó una norma que crea dos fideicomisos para otorgar créditos a los productores con la finalidad de reactivar la industria nacional y sustituir las importaciones.

En un acto en la casa de Gobierno en La Paz, Arce promulgó el Decreto Supremo 4424 que crea un fondo inicial de 911 millones de bolivianos, equivalente a unos 130 millones de dólares, destinado a los pequeños y grandes productores del país que "quieran ingresar en la etapa de sustitución de importaciones" para "sacar a Bolivia de esta crisis".

Los créditos pueden ser utilizados para el capital de operaciones o de inversión de los pequeños, medianos y grandes productores que tengan por finalidad la elaboración de materias primas, insumos y manufacturas.

"La tasa (de interés) es de 0.5 por ciento, prácticamente cero, tanto para capital de operaciones, compra de materia prima nacional como para la importación de maquinarías, de herramientas, de material que va a insumir la industrialización para tener un material final sustituto de importaciones. Toda esa industria tiene el respaldo del Gobierno nacional a través de esta medida", agregó Arce.

FONDO

Según el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, el fondo inicial es para sustituir importaciones de bienes finales o insumos. Esto significa que los créditos que son para capital de inversión y capital de trabajo serán al 0.5%. El plazo para el primero es de entre 5 y 10 años mientras que para el segundo es de tres años. Los periodos de gracia establecidos son de seis meses para capital de operaciones y un año para inversión.

Recordó que la demanda interna y el fomento a la cadena de producción nacional con valor agregado se constituyen en uno de los motores que impulsó el crecimiento sostenido de la economía de Bolivia durante la administración del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS).

EL FIDEICOMISO

Los fideicomisos están destinados para la reactivación de la industria nacional con la finalidad de otorgar créditos a las personas naturales o jurídicas del sector productivo. 

Un fideicomiso es el acto mediante el cual el fideicomitente (el Estado), transmitirá recursos a los bancos para que actúen como fiduciarios (para que gestionen y administren los mismos).

El DS 4424 autoriza al Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural suscribir contratos de fideicomiso con el Banco de Desarrollo Productivo S.A.M, por un monto de hasta 468.4 millones de bolivianos, y con el Banco Unión S.A., por 442.7 millones. 

Los recursos autorizados provendrán de saldos disponibles de fideicomisos constituidos con dinero público.

Los beneficiarios de los créditos productivos serán las personas naturales o jurídicas que cuenten con Número de Identificación Tributaria (NIT) activo, del Régimen Tributario Simplificado o Régimen General.

EL CONSUMO

Arce indicó que el desafío es "convertirnos en productores que sustituyan productos importados, tanto de bienes finales, como de materias primas".

"La tarea que nos estamos planteando es de construir un país industrializado, es empezar sustituyendo gran parte de esos insumos importados y que gran parte de estos productos ya producimos en Bolivia y que hoy por hoy estamos importando", sostuvo. El mandatario también exhortó a la población a consumir la producción local en vez de la importada.

Los recursos de esta medida económica provendrán de saldos disponibles de fideicomisos constituidos con dinero público.

LA SITUACIÓN

Productores bolivianos de diferentes rubros recibieron con "esperanza" la creación del fondo.

"Para mí es muy bueno (este fondo), es un impulso y un apoyo más, ya que como artesanos vivimos del día y esta pandemia nos ha hechos de decaer, ya que las festividades se suspendieron y no hemos podido vender nuestros productos como se lo hacía", dijo Victoria Claure, artesana y confeccionista de trajes folclóricos.

Indicó que los artesanos necesitarán, cada uno, un promedio de entre 50.000 y 60.000 bolivianos para reactivar sus actividades.

Por su parte, el representante de los productores de camélidos, Mario Acachaca, manifestó su satisfacción e informó del beneficio a alrededor de 80.000 familias dedicadas al rubro y otras 500 dedicadas a la elaboración de artesanías. Queda pendiente, dijo, la implementación de espacios de comercialización y para la exportación.

Para el representante de la Confederación Sindical de Trabajadores Artesanos de Bolivia, Sebastián Mendoza, ese fondo reactivará también la generación de fuentes de empleo.

"Debemos promocionar nuestros productos y el consumo de los mismos, no tendremos tecnología, pero tenemos mano de obra calificada", apuntó.