Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 20 de enero de 2022
  • Actualizado 01:19

Activan caso golpe con cita a los Camacho y otra baja en la Policía

La suboficial Cecilia Calani, de Chuquisaca, se suma a otros nueve efectivos policiales que fueron procesados y con esta misma sanción, acusados de liderar el motín de 2019.
José Luis y Luis Fernando Camacho. ARCHIVO
José Luis y Luis Fernando Camacho. ARCHIVO
Activan caso golpe con cita a los Camacho y otra baja en la Policía

La Fiscalía decidió retomar el caso denominado golpe de estado con la citación al gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y su padre José Luis Camacho para esta semana.

Así lo informó el fiscal General del Estado, Juan Lanchipa, aunque no precisó si la declaración informativa se dará en la ciudad de La Paz o Santa Cruz.

Entre tanto, se reactivan los procesos por los conflictos de 2019, en el marco del caso motín policial con la baja definitiva del décimo miembro de la institución policial.

La decisión del Tribunal Disciplinario de la Policía en Chuquisaca, en contra de la suboficial Cecilia Calani, que en ese entonces era dirigente de la Asociación de Suboficiales, Sargentos y Clases, fue apelada por su defensa.

Según Lanchipa, citado por ERBOL, una comisión de la Fiscalía Departamental de La Paz que lleva adelante la investigación hará la recepción de la declaración de padre e hijo y se definirá la modalidad.

Los Camacho ya debían declarar a inicio de mes, pero José Luis Camacho se excusó de ir a la sede de Gobierno por temas de salud y su certificado médico ya fue homologado y se corroboró su imposibilidad de viajar a ciudades de altura, lo que deberá tomarse en cuenta.

PROCESOS

Por otro lado, el abogado de la suboficial Calani, Ronald Chuquimia, citado por ERBOL, anunció que se apelará la sentencia, que se dio a conocer ayer, con el objetivo de que el Tribunal Superior de la Policía revoque esa decisión o, de lo contrario, presentará una Acción de Amparo ante el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).

Anteriormente, Calani denunció que se le estaban violando sus derechos constitucionales con este proceso. En su defensa, ella alegó que estaba de vacaciones al momento del motín.

Dijo también que para la sentencia hubo una suerte de presión de parte del Gobierno, por la presencia de sus personeros en un proceso que es interno de la Policía.

El caso fue denunciado por el Viceministro de Descolonización, Pelagio Condori, quien entregó una lista de 26 uniformados, acusados de vulnerar el Régimen Disciplinario. 

También se suman procesos penales por la comisión de delitos de sedición, instigación pública a delinquir, incumplimiento de deberes y ultraje a los símbolos nacionales.

A la fecha ya existen otros nueve policías dados de baja en La Paz y Cochabamba, principalmente.

El último, antes de Calani, fue el ahora exmayor Jorge Salazar Ramírez, de Cochabamba. Fue acusado no solo por el motín, sino por atentar contra la wiphala al arrancarla de su uniforme por lo que su baja es “sin derecho a reincorporación.

Una semana antes, se asumió la misma medida contra el mayor Edwin Silva García y se sumaron la capitana Ivonne Barrenechea, el coronel Aníbal Rivas, el mayor Jhamil Jhasmany Sandy, el capitán Marcelo Gutiérrez, el coronel Nelson Flores, el exdirector de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Iván Rojas y el excomandante de la institución Yuri Calderón.