Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 16 de junio de 2021
  • Actualizado 04:19

Abogado de EEUU asegura que se evalúan escenarios para enjuiciar a Murillo y López

Los exministros Arturo Murillo y Fernando López. ARCHIVO
Los exministros Arturo Murillo y Fernando López. ARCHIVO
Abogado de EEUU asegura que se evalúan escenarios para enjuiciar a Murillo y López

El abogado estadounidense Thomas Becker informó este jueves que las víctimas de las "masacres" registradas en 2019 evalúan escenarios internacionales para enjuiciar a los exministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Defensa, Fernando López.

"Yo estaba en Sacaba (Cochabamba) el día de la masacre. Entonces, estuve con las víctimas desde el propio día. También, estaba con las víctimas de Senkata (El Alto). Hemos hablado varias veces sobre las posibilidades de justicia. Hemos explorado las posibilidades", indicó en entrevista con Bolivia Tv.

El 26 de diciembre de 2020, el Ministerio Público recibió un informe de la Interpol en el que se señala con certeza que Murillo y López se encuentran en EEUU.

"Hay la posibilidad en Bolivia de un juicio de responsabilidades, un juicio normal; pero, también, escaparon algunas personas, Murillo escapó a los EEUU, está aquí. López escapó primero a Brasil (...), hay posibilidades internacionales como la Corte Penal Internacional, la Corte Interamericana de (Derechos Humanos) o los propios países donde escaparon", sostuvo.

El abogado estadounidense es reconocido por ser uno de los abogados impulsores del juicio al expresidente de Bolivia, Gonzalo Sánchez de Lozada, quien se encuentra en EEUU y para quien se busca la extradición por los hechos del denominado Octubre Negro de 2003 donde hubo represión contra 63 personas que fallecieron.

Durante el 2019, luego del golpe de Estado denunciado por el entonces presidente Evo Morales tras los comicios presidenciales de esa gestión, se registraron hechos de violencia en varias regiones del país. Según datos oficiales de la Defensoría del Pueblo, el conflicto poselectoral dejó en Bolivia 35 muertos, 833 heridos y 1.504 arrestos o aprehensiones.