Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 09:55

Los 9 de la discordia: ¿Quiénes son los asilados de la sede diplomática de México?

Los nueve asilados en la embajada de México
Los nueve asilados en la embajada de México
Los 9 de la discordia: ¿Quiénes son los asilados de la sede diplomática de México?

México reveló el miércoles que son nueve las personas asiladas en la residencia mexicana de La Paz, después de la renuncia de Evo Morales por fraude electoral en noviembre. El Gobierno, que se informó de posible fuga de las exautoridades protegidas por la legación, redobló el jueves el control policial y alertó a Migración de la posible salida de personas que tienen mandamiento de aprehensión por presunta sedición y terrorismo.


Infografía de los asilados en la embajada de México en Bolivia. Opinión

“México, como miembro de la comunidad latinoamericana y de las diversas convenciones regionales en materia de asilo, es respetuoso de su alto valor y por ello hace valer este derecho a las nueve personas que hoy se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en los inmuebles diplomáticos de México en La Paz, incluyendo a los cuatro individuos que tienen órdenes de aprehensión, las cuales fueron notificadas a nuestra Embajada con una fecha posterior al otorgamiento de los asilos”, señala el comunicado 460 de la Cancillería de México.

La canciller Karen Longaric dijo a Página Siete que Bolivia hizo conocer a México el mandamiento de aprehensión contra cuatro exautoridades que están allí asiladas desde noviembre. Explicó que de acuerdo con las normas que rigen para el asilo y que tienen que ver con la cooperación judicial internacional, la Embajada de México debería entregar al Gobierno boliviano a las personas requeridas, contra las que hay solicitudes de aprehensión por delitos cometidos antes del asilo otorgado.

Se conoce de manera extraoficial que en la residencia mexicana se encuentran los exministros Juan Ramón Quintana, Javier Zavaleta, Héctor Arce, Wilma Alanoca, César Navarro y Hugo Moldiz; también Víctor Hugo Vásquez, exgobernador de Oruro, Pedro Dorado, exviceministro de Desarrollo Rural, y Nicolás Laguna, exdirector de Agetic.

Redoblan controles y alertas

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, manifestó el jueves que "se han redoblado los controles y las alertas migratorias" para lograr que los exfuncionarios refugiados en la Embajada de México no huyan del país y se presenten ante la Justicia.

“Hemos puesto el personal necesario para garantizar el cumplimiento de requerimientos judiciales que buscan a gente que tiene cuentas pendientes en la Justicia”, dijo Santamaría, en entrevista con Unitel.

“México nos ha pedido, en esta lógica de reciprocidad humanitaria, otorgar salvoconducto al exministro Luis Arce y esperamos que bajo ese principio el Gobierno de México ponga ante la justicia a quienes tienen mandamiento de aprehensión y están refugiados en su embajada”, indicó.

México denuncia asedio policial

En el comunicado 460, el “Gobierno de México reitera su denuncia por el hostigamiento y la intimidación de la que están siendo objeto la Embajada y Residencia Oficial de México en Bolivia, contra el personal acreditado y contra las personas que se encuentran bajo la protección del Estado mexicano en ese país”.

Explica que “el asilo es un acto de política exterior que se enmarca en el ejercicio de nuestra soberanía y es congruente con nuestra política de derechos humanos, incluido el que toda persona tiene derecho a solicitar asilo por motivos o delitos de carácter político o por aquellos delitos del fuero común que tengan conexión con motivos políticos, cuya vida, libertad o seguridad se encuentre en peligro”.

También señala que “el régimen jurídico del asilo diplomático, construido sobre las Convenciones de La Habana (1928), Montevideo (1933) y las dos de Caracas (1954), establece que ‘corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución’ y que ‘será respetada la determinación del Estado asilante de continuar con el asilo y exigir el salvoconducto para el perseguido”.