Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:16

CHILE ADVIERTE QUE YA NO TIENE CAPACIDAD PARA ALBERGAR A MÁS CONNACIONALES

439 repatriados dejan la cuarentena en frontera; otros 440 entran hoy

El Gobierno asigna 30 millones de bolivianos para instalar un total de seis campamentos en distintas regiones del país. Bolivia abre la posibilidad de suspender el cierre desde fines de abril.

Inspección al Hospital del Sur, esta semana. GAMC
Inspección al Hospital del Sur, esta semana. GAMC
439 repatriados dejan la cuarentena en frontera; otros 440 entran hoy

Los 439 bolivianos provenientes de Chile que cumplieron una cuarentena en el campamento militar Tata Santiago, en la frontera, emprendieron ayer el retorno a sus regiones de origen en Bolivia, con lo que se espera recibir desde hoy a otro grupo de 440 compatriotas instalados en Iquique en aislamiento, a la espera de su ingreso al país.

El Gobierno instaló el 4 de abril el centro en la localidad de Pisiga, región andina de Oruro, para comenzar el proceso de repatriación de los connacionales. Ayer fueron trasladados en 10 buses y llevaban sus certificaciones de que no padecen la enfermedad, según informó el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, de acuerdo con el reporte de EFE.

"Todos ellos ya pasaron los catorce días de cuarentena y no hemos tenido ni un solo caso positivo de COVID-19", sostuvo.

Dijo también que una vez que el campamento quede vacío, se lo limpiará y desinfectará para acoger desde hoy a otros 440 bolivianos que desde hace una semana están en cuarentena en la ciudad chilena de Iquique.

Estas personas completarán los siete días que les restan y si no presentan síntomas de COVID-19 retornarán a sus regiones igualmente.

Núñez informó que se elaboraron todos los protocolos de retorno y traslado de los compatriotas para regular los procedimientos que las instituciones del Estado, en sus tres niveles, tienen que seguir de aquí en adelante.

"Estos protocolos son similares a los protocolos de ingreso que tienen nuestros países vecinos porque en todos los casos los gobiernos nacionales tienen que tomar los recaudos para que la cuarentena establecida cumpla con su objetivo de contener el contagio del virus", apuntó.

SIN CONDICIONES La cancillería de Chile, a la espera de que comience el operativo de trasladado del segundo grupo, busca impedir que continúen las aglomeraciones de los ciudadanos bolivianos en la frontera.

El canciller de Chile, Teodoro Ribera, anunció, citado por Oxígeno, que se toman medidas para que personas que están en las zonas central y sur del país, de nacionalidad boliviana, “no puedan viajar al norte porque no tenemos capacidad para albergarlos, y tampoco queremos llevar al norte un riesgo de mayor contagio por coronavirus”.

Según información de Radio la Primerísima de Chile, actualmente más de 800 bolivianos se encuentran alojados en una instalación educacional en la ciudad de Iquique, capital de la región de Tarapacá, cumpliendo cuarentena para pasar a Bolivia hoy, mientras otros permanecen en las afueras del consulado boliviano en esa ciudad. Entre tanto, otros 300 bolivianos se encuentran en la ciudad de Antofagasta y un número indeterminado en la localidad de Tocopilla, a la espera de poder retornar al país.

Al respecto, Ribera señaló que esa situación ha rebasado la capacidad de las localidades fronterizas para albergar y ayudar a los bolivianos.

La semana pasada hubo momentos de tensión en el límite entre Bolivia y Chile, cuando militares impidieron el paso a centenares de bolivianos que buscaban, algunos por la fuerza su ingreso. El Gobierno de Jeanine Áñez acusó entonces al Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales de pagar a instigadores para alentar las protestas.

CAMPAMENTOS Por otro lado, el Ejecutivo destinó 4.3 millones de dólares para la implementación de un total de seis campamentos militares en la frontera.

El ministro de la Presidencia anunció que las instalaciones estarán equipadas con ambientes de dormitorios, duchas, baños y cocinas para acoger a los bolivianos que quieran retornar a su país, pero que deben cumplir con un aislamiento de 14 días como medida preventiva ante el coronavirus.

Además del centro en Pisiga, los otros cinco se instalarán "en fronteras donde hay demandas de ingreso al país", explicó.

Dijo también que el monto "será insuficiente" si los gobiernos departamentales y municipales no asumen una "responsabilidad compartida" en estas acciones.

“Las repatriaciones requieren un gran desplazamiento logístico y mucha coordinación, por lo que es necesario que este proceso sea programado, ordenado y siguiendo las especificaciones sanitarias”, manifestó.

La autoridad de Gobierno garantizó el apoyo logístico y diplomático a quienes quieren regresar al país bajo estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

El jueves retornaron 108 deportistas que estaban en la ciudad de Ica (Perú), oriundos de los departamentos de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Todos ellos cumplirán el aislamiento respectivo "bajo estricta vigilancia".

FRONTERA Por otro lado, la canciller del Estado, Karen Longaric, informó ayer de la posibilidad de que las  restricciones establecidas por el Gobierno boliviano, como el cierre de fronteras, podrían ser suspendidas a finales de los meses de abril o mayo. Todo depende del comportamiento y que la curva de contagios no siga en ascenso.

“Estas medidas tan rigorosas de seguridad, como el cierre de fronteras y las cuarentenas, yo pienso que pueden empezar a levantarse a  fines de abril o mayo de forma controlada”, declaró a radio Panamericana.

El 25 de marzo, el gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, declaró Estado de emergencia y cierre de fronteras por el coronavirus.

Un número de 1.500 compatriotas, además  de los que se encuentran en Chile, solicitaron a la Cancillería boliviana poder retornar a territorio nacional.

En Miami (EEUU) hay 100 bolivianos esperando volver a Bolivia. 200 están en México.

“Estamos gestando actualmente la repatriación. El gobierno mexicano va a enviar un avión militar a recoger a ciudadanos mexicanos que están en Bolivia, entonces; estamos esperando esa coyuntura para que nuestros compatriotas en México vuelvan”.

El grupo más numeroso está en Iquique (Chile), son al menos  1.200. En Antofagasta están unos 280 connacionales.