Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de junio de 2024
  • Actualizado 09:05

CONSTRUIR COMUNIDAD

Una joya para el Derecho

Una joya para el Derecho
La carrera de Derecho de la Universidad Católica de Bolivia “San Pablo”, en su Unidad Regional Académica de Cochabamba, patrocina la publicación del libro “La Gloria de Don Andrés”, cuya autoría corresponde al docente más meritorio y querido de nuestra comunidad académica, Augusto Armando Jordán Quiroga.

En esta nueva producción intelectual, nos traslada a recorrer el itinerario del Código Civil Santa Cruz desde el momento de su promulgación en el año 1831, cuando el país era gobernado por el estadista y visionario Mariscal Andrés de Santa Cruz Calahumana, hasta el año 1976 en que un nuevo código se puso en vigencia en Bolivia; 145 años de historia de un instrumento jurídico que rigió la vida y las instituciones civiles nacionales.

Es una epopeya grandiosa, en búsqueda del perfeccionamiento y la adecuación normativa que el maestro Jordán Quiroga recrea a la perfección, mediante un trabajo minucioso de investigación seriamente documentado y cuya pluma galana nos permite conocer las vicisitudes de ese compilado, los esfuerzos realizados para su actualización, su expansión fuera de nuestras fronteras, como fueron los casos de los estados nor y sur peruanos, en el período de la Confederación Peruana-Boliviana y más allá aún, su recepción total en Costa Rica.

Este trabajo intelectual de nuestro profesor, suple el vacío investigativo sobre esta materia y es trascendental para la formación y conocimiento de los juristas bolivianos.

El prestigio y producción intelectual de nuestro docente son ampliamente conocidos en el país y fuera de las fronteras, y se halla respaldado por importantes publicaciones, en las que se destacan las obras de historia del Derecho, así como también trabajos específicos sobre materias concretas como el Derecho Romano, la Teoría del Estado, y una diversidad de artículos, exposiciones, conferencias publicadas en diversos medios de comunicación, revistas jurídicas y publicaciones especializadas.

Tenemos la certeza de que publicaciones como la que nos atañe hoy, constituyen el inicio e incentivo para la investigación y la producción intelectual.

Los docentes y los estudiantes de nuestra prestigiosa institución saben que tienen todas las posibilidades para que sus iniciativas reciban el respaldo de su carrera, que en 27 años de existencia tiene un sitial respetable en toda la comunidad universitaria; siendo un veraz testimonio de ello, sus profesionales y graduados que, sin duda alguna, ocupan importantes cargos en todo el territorio nacional, gracias al denuedo de autoridades y docentes que con verdadero apostolado crean ciencia y conciencia, en un permanente diálogo entre la fe y la razón, como establece nuestra misión institucional.

Solo queda, nuevamente, felicitar al autor de “La Gloria de Don Andrés” por la excelencia de su trabajo, la confianza y desprendimiento al permitir que la primera edición de su nuevo libro haya sido confiada a su carrera, constituyendo una joya para la Historia del Derecho.

Felicidades, querido Cucho.