Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de junio de 2024
  • Actualizado 21:42

CONSTRUIR COMUNIDAD

Repensando la calidad del Rocha

Repensando la calidad del Rocha
Según la Organización Mundial de la Salud, más de 30 billones de toneladas de aguas residuales urbanas son vertidas en lagos, ríos y océanos cada año en el mundo. En Bolivia, por el crecimiento poblacional e industrial, la contaminación del agua es un problema ambiental y de salud pública cada vez más preocupante. Ejemplos locales del problema, como los del río Rocha o de la laguna Alalay, son bien conocidos por el pueblo cochabambino. Así, el control de la calidad de los recursos hídricos se ha vuelto un reto estratégico de las autoridades para el desarrollo y el bienestar de nuestra sociedad y de su entorno.

Para realizar una gestión de los cuerpos de agua y la toma de decisiones adecuadas se necesitan herramientas que permitan tener una idea representativa del nivel de contaminación de esos recursos.

El análisis de parámetros clave (fisicoquímicos y biológicos) en muestras de agua es el método común para evaluar el nivel de contaminación de un cuerpo de agua o de un efluente. De hecho, ese método de muestreo simple, que consiste en sacar una fracción del agua y realizar los análisis, se puede comparar a la toma de una foto. Este muestreo dará una información del agua en un momento dado, en un punto específico. Pero el estudio de la contaminación del agua es un problema complejo debido a la dinámica y los cambios espaciotemporales de la contaminación en un cuerpo de agua. Así, se necesitaría más que una foto (tal vez un video) de la situación del cuerpo de agua para tener una idea realista de lo que está pasando. Para mejorar la representatividad de los análisis, varias nuevas opciones surgieron en los últimos años.

Las carreras de Ingeniería Ambiental e Ingeniería Química de la Universidad Católica Boliviana San Pablo en Cochabamba, con la colaboración de la Universidad de Limoges (Francia), estamos realizando un estudio integral de la calidad del agua del río Rocha con un nuevo método de muestreo y el análisis de parámetros biológicos y fisicoquímicos clásicos y de contaminantes específicos (metales, pesticidas, medicamentos, entre otros). Así, los resultados permitirán tener una idea integral más representativa de la contaminación y sus efectos en el ecosistema, para poder evaluar el riesgo ambiental y de salud pública debido al uso del agua.

Los primeros resultados de análisis de calidad del agua en el tramo de Cercado han confirmado la mala calidad mostrada por estudios anteriores. Se ha evidenciado la presencia de metales tóxicos, de residuos de medicamentos y pesticidas en concentraciones superiores a lo medido por el muestreo convencional. Esos resultados tienen que ser validados por la segunda campaña de análisis.

Ese trabajo será compartido con las autoridades públicas para poder realizar una gestión adecuada del río Rocha. Por fin la transmisión de esa tecnología de bajo costo y la capacitación del personal sobre esta metodología permitirá su uso en otros entornos hídricos para facilitar la gestión, la rehabilitación y el seguimiento de los cuerpos de agua en Bolivia. Ese tipo de intercambio es necesario entre autoridades públicas y universidades, y entre universidades locales, nacionales e internacionales, para permitir que todos trabajemos en el mismo sentido para el pueblo boliviano.