Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 15:17

CIUDAD SUSTENTABLE

Observatorio Urbano Territorial

Observatorio Urbano Territorial
El acelerado proceso de crecimiento poblacional y la consiguiente expansión de la mancha urbana que experimenta desde hace algunas décadas la conurbación de Cochabamba generaron problemas de segregación urbana y segmentación socio residencial del espacio, que a su vez dieron paso a otros problemas. Se trata de fenómenos propios de las metrópolis, que no se pueden plantear ni encarar adecuadamente en un municipio particular, ya que cruzan las jurisdicciones municipales y exigen ser tratados con una perspectiva de conjunto.
Por otra parte, la generación, el control y monitoreo de indicadores que permitan evaluar el comportamiento de la sustentabilidad urbana, son tareas aún pendientes. La falta de información organizada y actualizada sobre su comportamiento exige la generación de un programa de medición. 
Una respuesta consiste en la creación de un Observatorio Urbano Territorial (OUT) como entidad regional, autónoma, técnica, y transdisciplinar, dirigida a concentrar, organizar y producir información relevante y confiable para el beneficio de la comunidad y aportar en el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes metropolitanos. La propuesta incluye la interacción entre la institucionalidad pública gubernamental y la sociedad civil a partir de la participación de actores de los diferentes sectores; academia, y stakeholders, relacionados con la sustentabilidad.
El involucramiento de cada actor es diferente, con profundidad y compromiso particular. Algunos serán principalmente usuarios de información para tomar sus decisiones; otros serán proveedores de información o responsables de trabajo técnico-político en el observatorio o en áreas asociadas a este. Su participación transparente facilita la operación centralizada de los aspectos técnicos del observatorio, sujetos a la calidad y pertinencia de la información sobre cada fenómeno de la ciudad. 
De esta manera se amplían las posibilidades de investigación sobre la realidad urbana local, de capacitación de cuadros para “observar” científicamente la ciudad, y de desarrollo de consultas y nuevos cursos de acción sobre los fenómenos más importantes a nivel social. Al participar funcionarios y representantes de la sociedad en la conducción del observatorio, las posibilidades de alcanzar confiabilidad y reconocimiento público son mayores.