Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de septiembre de 2019
  • Actualizado 04:25

DIOS ES REDONDO

El fútbol boliviano no existe (II)

El fútbol boliviano no existe (II)
Dicen que Bolivia tiene Selección Nacional. Que en junio jugó la Copa América y no le fue tan mal, sino pésimo. Que acabó como el peor combinado del torneo, de hecho. Que tras la previsible vergüenza continental, debía jugar dos amistosos contra Colombia y Costa Rica que, al final, no se disputaron. Que muchas razones no había para ser optimistas de cara a la eliminatorias para Catar 2022. Pero, que, al menos, tenemos equipo y entrenador... A ver... un ratito. Me acaban de avisar que equipo quizá se pueda armar, mediocre y angurriento, con más billetera que técnica, con más nexos con el narcotráfico que con ligas del exterior del país, pero equipo al fin. Pero, que técnico, eso sí, no hay. Que, ¿qué pasó con el tal Eduardo Villegas, el DT “más exitoso del balompié nacional”?
Eso, che. Ni idea. La explicación oficial es que a los mandamases del fútbol nacional no les satisfizo que seis de los siete partidos dirigidos por el adiestrador cochabambino acabaran con derrota. O sea, al parecer querían que nuestro “competitivo” seleccionado le gane o siquiera empate con “equipitos” de la talla de Venezuela, Perú, Corea del Sur, Japón, Brasil y Francia. Vaya inútil Villegas. Cómo no dar la talla ante selecciones, en su mayoría, mundialistas: una de ellas, campeona mundial en Rusia 2018; otra, campeona de América 2019; otra, subcampeona de América 2019; otra, subcampeona de la Copa Asiática 2019; otra, campeona de los Juegos Asiáticos 2018... Cosa de niños. Si a esos contrincantes se les gana incluso sin técnico. O sin arquero. O sin ambos. Con el equipazo que nos gastamos, le ganamos hasta al Brasil campeón de 1970. O a la Holanda de 1974. O a la Argentina de 1986.
Al que quiera. Lo nuestro es ganar con la camiseta, con la Verde. Nos pasamos por encima al que se nos ponga enfrente. Al primero que se pare le ganamos hasta con los ojos vendados. Tenemos demasiado equipo como para estar contratando técnicos. No los necesitamos, no los queremos. Es más, ni siquiera necesitamos jugadores profesionales. Para qué. Nuestros mejores “cuadros” no son futbolistas, son los virtuosos que integran el Comité Ejecutivo de la Federación del Fútbol Boliviano. Nuestros mejores cuadros se llaman César Salinas, Robert Blanco, Marco Rodríguez, Lily Rocabado, Rolando Aramayo, Antonio Decormis y Jaime Cornejo, un cuerpo colegiado que se la pasa jugando con el presente y el futuro del fútbol boliviano. Ellos van a entrenar y jugar en la Selección. Ellos van a ganar todos los partidos de la Verde en adelante. Finalmente, ellos son los reyes del fútbol boliviano, los amos y señores del fútbol que no existe.