Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 12 de noviembre de 2019
  • Actualizado 13:09

PEZ ESPADA

Bolívar y la Presidencia vitalicia

Bolívar y la Presidencia vitalicia
El tema de la repostulación indefinida ha vuelto a marcar agenda política y varios líderes de oposición publicaron parte del discurso de Simón Bolívar, quien en el Congreso de La Angostura de 1819 rezaba: “La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle, y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

Es importante recordar que José de San Martín y Simón Bolívar mantenían diferentes visiones sobre el destino de América Latina, no solo en el campo militar sino también en lo político. San Martín consideraba que el sistema monárquico debía imponerse; mientras que Bolívar pensaba que la monarquía era un lastre y dada la débil institucionalidad, los intereses personales sobre los colectivos y la estructura económica inexistente en la región debía aplicarse un sistema democrático con un presidente vitalicio, El discurso de La Angostura, lo que hace entonces, es reafirmar la necesidad de la democracia y el fin del sistema monárquico, por tanto, impertinente como argumento contra una repostulación.

En 1826, Bolívar, dirigido al Congreso Constituyente de Bolivia, afirma de manera tajante: “El Presidente de la República viene a ser en nuestra Constitución como el sol que, firme en su centro, da vida al universo. Esta suprema autoridad debe ser perpetua; porque en los sistemas sin jerarquías se necesita, más que en otros, un punto fijo alrededor del cual giren los magistrados y los ciudadanos; los hombres y las cosas. Dadme un punto fijo, decía un antiguo, y moveré el mundo. Para Bolivia, este punto es el Presidente vitalicio. En él estriba todo nuestro orden, sin tener por eso acción”.

Entonces, ¿De dónde surge que democracia es sinónimo de alternancia? A comienzos del siglo XX, Estados Unidos afirmó su doctrina Monroe y el Corolario de 1904 que establecía que si se ponía en peligro los intereses norteamericanos, el Gobierno estadounidense estaba obligado a intervenir en los asuntos de ese país para "reordenarlo". Esto representó el inicio de la intervención de EEUU en América Latina y el Caribe ante toda osadía de soberanía e intento de tomar decisiones propias y democráticas.