Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de octubre de 2019
  • Actualizado 09:25

DESDE AFUERA

Argentina abre año electoral clave con sombras e incertidumbre

Argentina abre año electoral clave con sombras e incertidumbre
Argentina inicia un año que estará marcado por los comicios presidenciales de octubre, precedidos por un cronograma electoral en el que se deberá decantar un escenario político que, de momento, se presenta cargado de incertidumbre y sin competidores definidos.

Aunque el calendario electoral se estrenará a mediados de febrero con primarias para cargos provinciales en el distrito de La Pampa (centro), la atención se concentra en junio, cuando vencerá el plazo para presentar las candidaturas para las primarias nacionales que se celebrarán el 11 de agosto.

En esas primarias se definirán qué postulantes quedan habilitados para competir en los comicios generales del 27 de octubre -con una eventual segunda vuelta el 24 de noviembre-, en los que se votará presidente para un período de cuatro años, se renovará en parte la composición del Senado y la Cámara de Diputados y se elegirán 43 parlamentarios del Mercosur.

Cuando restan 10 meses para esa elección clave, tanto las encuestas como los analistas coinciden en marcar un panorama incierto, sin candidaturas definidas aún, un oficialismo complicado por el desempeño económico y una oposición dividida.

El presidente argentino, Mauricio Macri, ha dado señales claras de querer optar a un segundo mandato a partir de diciembre de 2019, aunque puertas adentro del frente gobernante Cambiemos -integrado por Propuesta Republicana (Pro), la Coalición Cívica y la centenaria Unión Cívica Radical (UCR)- hay tensiones.

Como principal rival de Macri se perfila la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), quien, pese a aparecer en todas las encuestas de cara a las elecciones, no se ha pronunciado sobre si competirá o no.

Los sondeos, aún con sus sesgos a favor de uno u otro, muestran de momento que, de competir en octubre, ni Macri ni Fernández obtendrían los votos necesarios para imponerse en primera vuelta.

El peronismo, el principal núcleo de oposición, sigue dividido entre los kirchneristas y quienes se resisten a un regreso de Fernández a la Casa Rosada.

Entre estos últimos destaca Alternativa Federal, espacio integrado por dirigentes del peronismo moderado, entre los que sobresalen el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, el senador Miguel Ángel Pichetto y el líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Ese sector podría restarle votos al kirchnerismo en las primarias y en una primera vuelta, pero, eventualmente, sumarle apoyos a Fernández si la senadora termina disputando una segunda vuelta con Macri.

La incertidumbre sobre la postulación o no de Fernández, quien ha sumado en 2018 varios procesos judiciales en causas por presunta corrupción, y el caudal de votos que podría obtener hace dudar a los propios peronistas, que, en muchos casos, han optado por no tomar posición sobre una candidatura de la exmandataria a la espera de que aclare el panorama o buscan un discreto acercamiento.

"Es patético ver cómo un conjunto de actores políticos relevantes le temen a Cristina. Es una mujer con poder. Hay dirigentes intentando conseguir los favores de Cristina, acercándose de vuelta, porque suponen que puede regresar", dijo a EFE el analista Jorge Arias, de la consultora Polilat.

Tomado de la agencia EFE