Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 14:34

“Volaron” los récords en Tokio

Para un país tan pequeño esto le da esperanza a la gente y me alegra que yo haya sido quien lo ha hecho, estoy muy feliz" por esta medalla, dijo Jasmine Camacho-Quinn, atleta puertoriqueña.
La atleta puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, nueva campeona olímpica de 100 metros vallas (i) y La atleta venezolana Yulimar Rojas durante la prueba en el salto triple (d). EFE
La atleta puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, nueva campeona olímpica de 100 metros vallas (i). La atleta venezolana Yulimar Rojas durante la prueba en el salto triple (d). EFE
“Volaron” los récords en Tokio

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 dejaron buenos resultados para los deportistas que lograron inmortalizar sus nombres y entonar el himno de su país en medio de tribunas vacías y sin la fiesta que es propia del torneo.

De los más de 11.000 deportistas participantes, de 205 países, solo tuvieron la posibilidad de imponer un nuevo récord mundial u olímpico nueve atletas en las especialidades de natación, atletismo y ciclismo, hasta la jornada del viernes.

Sin embargo, esta cifra tiene la tendencia a seguir creciendo por el “alto voltaje” que exponen los deportistas, pese a las dificultades que tuvieron en su preparación por la postergación de los Juegos (2020 a 2021) y las diferentes medidas de salubridad que aplicaron en sus países debido a la pandemia de la COVID-19.

En la lista de los “niquelados de Tokio” en la especialidad de la natación está el norteamericano Caeleb Dressel, quien se despidió de los Juegos Olímpicos con récord olímpico en 50 metros libre y récord mundial en 4x100 estilos.

El deportista se colgó cinco medallas de oro en las pruebas de los 100 y 50 libre, el 100 mariposa y los relevos de 4x100 libre y 4x100 estilos.

Dressel se constituye en la “nueva leyenda” de la natación como ya sucedió con su compatriota Michael Phelps, quien dejó de competir.

MCKEON

La nadadora australiana Emma McKeon, luego de 40 minutos de que ganase su segundo récord olímpico en la modalidad de 50 metros estilo libre en los Juegos, ella y la selección australiana consiguieron batir una nueva marca en la natación olímpica, en este caso en la modalidad de relevos 4x100m combinado femenino junto a Chelsea Hodges, Kaylee McKeown y Cate Campbell.

El relevo australiano tuvo un crono de 03:51:60. Emma McKeon se convierte en la nadadora con más medallas en una misma edición de los Juegos Olímpicos, con cuatro oros y tres bronces.

CAMACHO-QUINN

La atleta puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, nueva campeona olímpica de 100 metros vallas con un tiempo de 12.37 segundos que le alcanzó para batir con holgura a la plusmarquista mundial, la estadounidense Kendra Harrison (12.52).

Jasmine, de 24 años, concedió a Puerto Rico la primera medalla de oro en atletismo en unos Juegos y la segunda en total. La primera la obtuvo la tenista Mónica Puig en Río 2016.

En las semifinales, con 12.26, ya había batido el récord olímpico de la australiana Sally Pearson (12.35 en Londres 2012), algo que ninguna otra atleta boricua había logrado antes.

ROJAS

La venezolana Yulimar Rojas, doble campeona mundial de triple salto, conquistó en Tokio su primer oro olímpico con un nuevo récord del mundo, 15.67 metros en su último intento.

El registro de la atleta Rojas mejora en 17 centímetros la plusmarca mundial establecida por la ucraniana Inessa Kravets el 10 de agosto de 1995 en los Mundiales de Gotemburgo que se celebró en Suecia.

Única atleta del mundo que había superado los 15 metros en el último ciclo olímpico (y además 17 veces antes, incluidas sus seis competiciones de este año), Yulimar había prometido “un gran espectáculo” en la final, pese a que no había público para disfrutar del show.

Y cumplió lo prometido. En su primer brinco se fue a 15.41 metros, poniéndose ya fuera del alcance de todas sus rivales, y despidió el concurso con el mejor salto de la historia.

Nadie abrigaba la menor duda sobre su victoria, por su calidad, su garra competitiva y su físico impresionante (192 centímetros de estatura, 72 kilos).

McLAUGHLIN

La estadounidense Sydney McLaughlin batió su propio récord mundial de 400 metros con vallas para conquistar la medalla de oro con un tiempo de 51.46 en el gran duelo con su compatriota Dalilah Muhammad (51.58), que también corrió por debajo de la plusmarca anterior.

McLaughlin participó con 16 años en los Juegos de Río 2016, donde alcanzó las semifinales, y a lo largo del último ciclo olímpico se ha apoderado de la primacía mundial con “excelentes resultados para la deportista.

WARHOLM

El atleta noruego Karsten Warholm batió su récord mundial en los Juegos Olímpicos de Tokio en los 400 metros vallas con un tiempo de 45.94 segundos en un formidable duelo con el estadounidense Ray Benjamín, que terminó segundo con 46.17.

La cara de asombro del propio Warholm, que tenía el récord anterior en 46.70 desde el 1 de julio pasado en Oslo, ilustraba el increíble rango de su nuevo récord.

CICLISMO

El equipo italiano masculino de persecución conformado por Simone Consonni, Filippo Ganna, Francesco Lamon, Jonathan Milan batió su propio récord del mundo en la conquista del oro olímpico, sobre el velódromo de Izu en Tokio.

La nueva marca mundial, 3:42.032, mejora en 5 milésimas la lograda por los italianos en la víspera en el mismo escenario. Los plusmarquistas compitieron en la final a una velocidad de 64.856 kilómetros por hora.

Italia ganó a Dinamarca la carrera por la medalla de oro, con tiempo de 3:42.198 para los nórdicos.

Los Juegos Olímpicos de Tokio siguen en curso y aún quedan varias pruebas por disputar y, es posible, que el número de récords (olímpicos o mundiales) pueden sufrir modificaciones.

Los nueve nuevos registros en los Juegos se realizaron hasta la jornada del viernes.

La clausura del certamen ecuménico está programada para hoy.