Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

Rojas y Tórrez van por la gran hazaña

El velocista Bruno Rojas durante una sesión de entrenamiento, de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio. NOÉ PORTUGAL
El velocista Bruno Rojas durante una sesión de entrenamiento, de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio. NOÉ PORTUGAL
Rojas y Tórrez van por la gran hazaña

Los deportistas cochabambinos buscarán dejar en alto el nombre de Bolivia en los Juegos Olímpicos de Tokio. El hombre más veloz del país participará en las prueba de los 100 metros libres (22:35 hora boliviana) y la Sirena lo hizo en los 50 libres. 

Rojas llega más experimentado al certamen porque serán sus segundas olimpiadas con el objetivo de superar su propio récord nacional (10.36), que lo hizo en 2012, durante un torneo Nacional de Sucre. 

El velocista llegó a Tokio con su mejor marca personal de 10.42 y el propósito de superar la etapa clasificatoria e ingresar en los heats. 

El recuerdo “fresco” del valluno es que terminó como primero de la clasificatoria en los 100 lisos en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 y avanzó a los heats. 

Antes de su prueba, Rojas aseguró sentirse “con muchas ganas de entrar a la pista y romper los spikes (zapatillas deportivas)” en su prueba. 

Expresó que son sus últimos Juegos porque luego se dedicará a ejercer su carrera como médico y realizar una especialidad en traumatología deportiva. 

“Si las cosas salen bien o mal, ya no está en mis manos, pero daré todo de mí”, expresó el atleta. 

Rojas realizó ayer su última sesión de entrenamiento bajo la observación de su entrenador Luis Daniel Valenzuela, quien afinó los aspectos técnicos en la partida, velocidad y fuerza. 

“En la pista, me convierto en otra persona, me vuelvo una persona agresiva y listo para la guerra, es matar o morir, esto lo tomo como si fuera una batalla”, dijo. 

TÓRREZ

La cochabambina Karen Tórrez, quien fue la abanderada de la delegación nacional, es la más experimentada de la delegación nacional en los Juegos. 

La Sirena boliviana, quien también compitió en su última olimpiada dijo sentir una emoción al “vivir nuevamente esta adrenalina y estoy con la ilusión de clasificar y estar entre las 20 nadadoras de los Juegos Olímpicos”.