Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 26 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:52

Dressel adorna su quinto oro con un récord mundial

Aunque el norteamericano, que cumplirá 25 años en un par de semanas, no logró el pleno de victorias que buscaba en Tokio, nadie la puede discutir el título de "rey" de la natación en estos Juegos.

Caeleb Dressel de Estados Unidos gana junto con sus compañeros la medalla de oro en los relevos 4x100m. EFE
Caeleb Dressel de Estados Unidos gana junto con sus compañeros la medalla de oro en los relevos 4x100m. EFE
Dressel adorna su quinto oro con un récord mundial

Caeleb Dressel cerró finalmente su actuación en los Juegos Olímpicos de Tokio con un total de cinco medallas de oro, una menos de las que aspiraba, tras contribuir este domingo decisivamente al triunfo el equipo estadounidense en la final del relevo 4x100 estilos con un nuevo récord del mundo incluido.

Y es que Dressel, que un día antes había perdido la posibilidad de lograr los seis oros con el fallido comportamiento del cuarteto norteamericano en la final del 4x100 estilos mixto, no estaba dispuesto a que se repitiese la historia.

Una rabia interior que permitió a Dressel no sólo ya enjugar las 64 centésimas de ventaja con las que el bracista Adam Peaty había situado a Gran Bretaña, sino dejar a los estadounidenses con una renta de 60 centésimas al inicio de la última posta.

Cien metros finales en los que Zach Apple volvió a aumentar la ventaja de los norteamericanos, que se apuntaron finalmente el triunfo con un tiempo de 3:26.78.

Un registro que permitió al cuarteto estadounidense, integrado además de por Dressel y Apple por Ryan Murphy y Michael Andrew, rebajar en medio segundo la anterior plusmarca universal en posesión también de los norteamericanos don un tiempo 3:27.28 desde el año 2009.

A diferencia de lo ocurrido en el relevo mixto a Caeleb Dressel no le fallaron sus compañeros, que parecieron tan empeñados o más que el propio Dressel en que el nadador de Florida se fuese de Tokio con cinco oros.

Empezando por Ryan Murphy, que situó ya en cabeza a Estados Unidos, o Michael Andrew, pese a no ser capaz de defender el primer puesto ante el empuje del británico Adam Peaty, el mejor bracista del mundo, y, como no, Zach Apple, que se encargó de rematar el triunfo en la última posta.

Un cuarteto muy sólido, al que no pudo derrotar en esta ocasión como ocurrió en los Mundiales de 2019, pese a sobresaliente posta de Peaty, el equipo británico, que debió conformarse con la medalla de plata con una crono de 3:27.51, nuevo récord de Europa.

Completó el podio el relevo italiano, que refrendó las buenas sensaciones que han dejado los nadadores transalpinos, con un tiempo de 3:29.17 minutos que le valió el bronce.

De esa manera, Dressel se ganó el derecho a reclamar el trono de la natación mundial, vacante desde la retirada del legendario Michael Phelps tras los Juegos de Río.

Pero aunque el norteamericano, que cumplirá 25 años en apenas un par de semanas, no logró el pleno de victorias que buscaba en el Centro Acuático de Tokio, nadie la puede discutir a Dressel el título de "rey" de la natación en estos Juegos.

No sólo ya por sus cinco medallas de oro, ni por el récord del mundo -49.45- con el que adornó su victoria en la final de los 100 mariposa, sino porque Dressel transmitió grandeza incluso en la derrota.