Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 20 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:50

Las brasileñas Grael y Kunze son las reinas del 49er.FX en vela olímpica

Martine empieza a quitarle protagonismo a su padre, el mítico Torben Grael, ahora con 61 años y que en su carrera olímpica como regatista acumuló dos oros, una plata y dos bronces.
Martine Grael y Kahena Kunze de Brasil celebran la medalla de oro en la medal race de 49er FX - esquife femenino de vela durante los Juegos Olímpicos 2020, este martes en el Puerto de Veleros de Enoshima (Japón). EFE
Martine Grael y Kahena Kunze de Brasil celebran la medalla de oro en la medal race de 49er FX - esquife femenino de vela durante los Juegos Olímpicos 2020, este martes en el Puerto de Veleros de Enoshima (Japón). EFE
Las brasileñas Grael y Kunze son las reinas del 49er.FX en vela olímpica

La timonel Martine Grael y la tripulante Kahena Kunze volvieron a proclamarse reinas del 49er.FX con el oro logrado hoy martes en Tokio 2020, una clase en la que las brasileñas ya fueron campeonas olímpicas en los Juegos de Río 2016.

Cinco años mas tarde, después de que en Río pudiera decirse que se beneficiaron de condición de anfitrionas y que conocían mas que nadie los campos de regatas que rodeaban a la Marina de la Gloria, ahora en aguas de Enoshima han demostrado que son las mas fuertes.

Martine empieza a quitarle protagonismo a su padre, el mítico Torben Grael, ahora con 61 años y que en su carrera olímpica como regatista acumuló dos oros, una plata y dos bronces.

Ese registro le tiene, junto a su compatriota Robert Scheidt y al británico Ben Ainslie, como los únicos en la historia olímpica que han logrado cinco medallas en este deporte.

Martine, cuyo hermano Marco Grael también ha competido en Tokio 2020, aunque con menos suerte -decimosexto en 49er.-, hizo una gran dupla con Kahena Kunze

Ambas tiene 30 años y cumplen con sus segundos Juegos después de debutar en Río en lo mas alto de podio y repetirlo ahora, con lo que el futuro se prevé prometedor.

A las brasileñas le apretaron mucho las alemanas Tina Lutz y Susann Beucke, que se llevaron la plata, y las neerlandesas Annemiek Bekkering y Annette Duetz (bronce), pero Grael y Kunze mostraron su serenidad en la Medal Race, en la que fueron terceras, para no dejarse escapar el oro.